Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy, en la junta de accionistas de 2019
stop

Naturgy reubicará a 4.000 empleados del grupo en distintos edificios, unos 2.200 empleados de Madrid y Barcelona

Madrid, 30 de mayo de 2019 (11:20 CET)

Naturgy apuesta por ajustar sus costes con una macrooperación inmobiliaria. Francisco Reynés, el presidente de la compañía, primará así el ahorro frente a la ostentación improductiva de edificios. Pretende conseguirlo optimizando el espacio en todas sus sedes en España conla reubicación de 4.000 empleados y la agrupación de cientos de ellos en determinados edificios y liberando espacio en otros para realquilarlos o venderlos.

Así, el número de edificios afectados podrían rondar el medio centenar, según publica Expansión, por lo que asegura que fuentes del sector inmobiliario la consideran una de las mayores mudanzas empresariales producidas en España recientemente.

La operación empezará después del verano de 2020 y afectará a unos 2.200 trabajadores de Madrid y Barcelona

Los edificios están repartidos por toda la geografía y el cambio implica a unos 4.000 trabajadores. La operación arrancará con las sedes en Madrid y Barcelona. Según Efe, reubicará a unos 2.200 trabajadores en estas sedes.

La operación, que empezará después del verano del año que viene, afectará a los 1.300 trabajadores de la sede de San Luis en Madrid, que se irán a la Avenida de América 38, donde ahora trabajan unas 300 personas de la compañía.

En Barcelona, los trabajadores del grupo solo se quedarán en el edificio más pequeño de los tres de la plaza del Gas, el único que es propiedad de Naturgy, donde está la sede de Nedgia.

Reducir la factura inmobiliaria

Según la empresa, todavía no se ha valorado qué harán con los edificios que tienen en el resto de España, si bien podría continuar en otras capitales de provincia y localidades. La idea es optimizar al máximo el espacio de las oficinas para reducir la factura inmobiliaria aprovechando las nuevas posibilidades que ofrece el diseño con espacios abiertos o las tecnologías como el teletrabajo.

 A esto se suma la propia dinámica de ajuste de plantilla​ y separación de negocios en los que está inmerso el grupo. Además, una de las reglas que siguen es que la austeridad y el pragmatismo van a primar por encima de otros factores, como el estético o la imagen de edificios simbólicos.

Tanto es así que Naturgy va a dejar sus dos grandes sedes corporativas, en Madrid y Barcelona. La de Madrid está situada en avenida de San Luis, 77, en un edificio vanguardista que albergó la antigua sede de Unión Fenosa.

La de Barcelona, por su parte, se sitúa en plaza del Gas, 1, es un conjunto de tres inmuebles que siguen siendo uno de los grandes conjuntos arquitectónicos de la ciudad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad