El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. EFE/Emilio Naranjo

Naturgy, dos años a la espera del Gobierno para cerrar cinco centrales

stop

Naturgy pide autorización al Ejecutivo para cerrar sin desmantelar cinco centrales de ciclo combinado de 2.000MW

Madrid, 17 de mayo de 2019 (17:06 CET)

Naturgy, que nunca había reconocido públicamente la decisión de cierre de sus centrales de gas, ha pedido autorización al gobierno para clausurar cinco de estas centrales de ciclo combinado. Se trata de dos de Palos (Huelva); dos de Cartagena y uno de Sagunto, con una potencia total de 2.000 MW.

El trámite se inició hace dos años, siendo ministro de Energía Álvaro Nadal. Según fuentes políticas, las solicitudes de la entonces Gas Natural siguen en manos del actual Ministerio para la Transición Ecológica que aún no las ha resuelto, como publica Cinco Días.

Con la crisis de la demanda desencadenada a finales de la pasada década, las eléctricas y muy especialmente Naturgy, que cuenta con el mayor número de plantas de gas, reclamaron la figura legal de la hibernación. Este método permitiría al menos cubrir los costes de mantenimiento.

Por su parte, fuentes de Naturgy subrayan que la compañía no solicita ninguna compensación. Se trata, añaden, de que se le permitan pararlas, que no estén disponibles para el sistema, pero sin la obligación de desmantelarla por si en el futuro recuperan la rentabilidad o se pueden vender.

Las empresas se quejan de no poder trasladar costes fijos al precio final, máxime cuando lo cubrían en parte con el incentivo por disponibilidad (unos 150 millones de euros de euros anuales), que desapareció en junio de 2018.

Posibles riesgos en el suministro

En la actualidad, la regasificadora de El Musel, de Enagás, es la única instalación hibernada, y al ser un activo regulado se le retribuye también la inversión. La Ley del Sector Eléctrico, modificada en el marco de la reforma energética de 2013 establece la posibilidad de que las centrales cierren de manera temporal, pero la norma nunca se desarrolló.

Además, antes que Naturgy tres eléctricas habían solicitado el cierre de cuatro plantas de gas. En 2014, Iberdrola pidió el cerrojazo de uno de sus tres grupos de Castellón y, aunque, finalmente recibió el permiso, la compañía optó finalmente por mantenerla.

Por contra, a la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, se le denegó el cierre de uno de sus grupos de Arcos de la Frontera y otro tanto le ocurrió a Endesa, que no pudo echar la llave, como así lo solicitó, a su ciclo combinado de Huelva (Colón 4).

En ambos casos, por las objeciones que puso Red Eléctrica por riesgos para el suministro. Así, en España solo Viesgo ha desmantelado un ciclo combinado, el de Tarragona, tras recibir la autorización del Gobierno. 

Naturgy considera que las centrales elegidas no causan problemas de suministro pues se ubican en complejos con numerosos grupos. Cada uno da empleo a más de una treintena de trabajadores, si bien, un posible cierre no afectaría a estas plantillas, según la empresa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad