Nissan pide a los trabajadores catalanes más esfuerzos laborales

stop

Para mantener los 3.500 empleos de la factoría de la Zona Franca, considera indispensable mantener la competitividad y la excelencia

Presentación de la furgoneta e-NV200 en la factoría de Nissan de la Zona Franca de Barcelona

23 de mayo de 2012 (20:03 CET)

“Los convenios colectivos que tenemos ahora nos hacen competitivos, pero aspiramos a ser excelentes”. Así de taxativo se ha mostrado el director general de Nissan España, Frank Torres, sobre la viabilidad futura de la planta de la Zona Franca.

El nuevo plan de negocio general del grupo, Power 88, incluye el inicio de producción de 10 modelos de vehículos. Algunos se los puede quedar la factoría de Barcelona, que actualmente emplea a 3.500 personas, pero cualquier encargo futuro estará vinculado “a mejorar conjuntamente la competitividad”. Y ello pasa “por poner encima de la mesa propuestas, tanto nosotros como los sindicatos”, añade el directivo.

Dos nuevos coches

Este miércoles, Nissan ha anunciado la inyección de 100 millones de euros en la factoría de la Zona Franca para iniciar la producción de la primera furgoneta eléctrica del grupo, la e-NV200, a lo largo del año fiscal 2013. Un vehículo que se exportará en todo el mundo desde la Zona Franca pero cuyas baterías de litio se fabricarán en la planta de Nissan en la localidad británica de Sunderland. Esperan que en el primer ejercicio se produzcan 20.000 unidades.

Un año más tarde, en 2014, se empezará a fabricar en Barcelona la pick up, la famosa ranchera que propició la continuidad de la multinacional en Catalunya en enero de 2011. Entonces, el 70% de la plantilla votó a favor de congelar el salario e incrementar la flexibilidad de este centro y el de Montcada i Reixac (Barcelona), entre otras medidas.

Ya supuso otro esfuerzo por parte de los trabajadores. En 2009, el grupo aplicó un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a 698 personas en Catalunya.

Las mismas líneas de producción

Fuentes sindicales explican a Economía Digital el principal problema de la nueva hoja de ruta: se mantienen prácticamente igual las dos líneas de producción que hay en el centro catalán. La misma cúpula de Nissan reconoce que se usarán para cubrir el gap que dejará el furgón X83 (vendido como Nissan Primaster, Renault Trafic y Opel Vivaro).

La fabricación finalizará en algún momento entre el ejercicio fiscal 2013 y 2014, que “aún no se ha decidido”, en palabras de Torres. Supone la mitad de las unidades que se producen en la Zona Franca, 140.00 vehículos en 2011 (en España se fabricaron 155.000 unidades).

Industria auxiliar

En cuanto a la e-NV200, se aprovechará el chasis del modelo diésel NV200, que precisamente ya se fabrica en Barcelona (esperan vender 26.000 unidades en 2012). Es decir, la parte superior y la inferior del vehículo serán piezas que ya se hacen ahora en Catalunya, las baterías de litio (la mayor innovación tecnológica del vehículo) se fabricarán en Sunderland (Inglaterra) y la motorización eléctrica “se hará entre la industria local y la global”, explica el vicepresidente ejecutivo encargado del márketing, Andy Palmer.

Aún no han decidido qué piezas serán de producción propia y cuáles de la industria auxiliar. Por lo que ante las autoridades catalanas, Nissan ha anunciado la creación de 700 empleos directos e indirectos. “No tenemos el detalle de cuántos serán directos hasta que repartamos las cargas de trabajo al inicio de la producción”, explica Torres.

Tecnología

Esta fotografia compromete la viabilidad futura de Nissan en Catalunya a medio plazo. Según las mismas fuentes, a nivel tecnológico no es un centro puntero. Y sin innovación en las líneas, el montaje como tal es más económico en cualquier otra factoría que el grupo tenga en países con legislaciones laborales con peores condiciones que España.

“Barcelona nos ofrece la posibilidad de crecer”, explica Palmer. A nivel mundial, las pick up se venden muy bien, pero las fábricas que actualmente se encargan de su producción han llegado “al máximo de su capacidad”. Eso sí, “la clave de vender más es la competitividad”, recuerda Torres.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad