Factoría de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

Nissan retira 215.000 coches ante riesgo de incendio

stop

El fabricante llama a revisión vehículos Murano, Máxima, Pathfinder e Infinity por un problema con el sistema anti bloqueo de frenos

Barcelona, 22 de septiembre de 2018 (13:35 CET)

Nissan está en proceso de retirar más de 215.000 coches y camionetas en EEUU debido a un riesgo de incendio. El fabricante llama a los dueños de los vehículos afectados a revisión a partir del 15 de octubre y pide que por mientras los estacionen al aire libre y preferiblemente separados de otros automóviles para evitar consecuencias desastrosas.

La empresa retirará los coches por un problema con el ABS, o el sistema anti bloqueo de frenos, que causa un cortocircuito eléctrico y aumenta las posibilidades de un incendio. Será mejor que los conductores que vean la luz de advertencia de los frenos durante más de diez segundos después de arrancar el motor los estacionen hasta solucionar el problema, dijo Nissan.

Los coches de Nissan en peligro de incendio

El peligro de incendio abarca modelos del Nissan Murano de 2015 a 2017, el Máxima de 2016 y 2017, la Pathfinder de 2017 y 2018, y el Infinity QX60 de 2017. Nissan estima que el 56% de los coches tienen el problema, que se remonta a los sellos defectuosos en la bomba del sistema anti bloqueo. En 2016, el fabricante retiró algunos modelos Murano por el mismo problema.

El aislamiento de estos 125.000 vehículos responde a un informe publicado el jueves por la administración estadounidense de seguridad en el tráfico en las carreteras, que no confirmó si ya hubo incendios consecuencia del problema, pero igualmente levantó la advertencia para los conductores.

La agencia dijo que "el líquido de los frenos puede filtrarse a la bomba de ABS e incendiarse". "Nissan notificará a los propietarios y los concesionarios inspeccionarán el número de serie en el sistema de ABS, reemplazándolo según sea necesario, sin cargo. Se espera que la retirada comience el 15 de octubre de 2018", explicó la administración.

El fabricante japonés, de gran importancia en el tejido económico catalán, también se vio salpicado este año por el escándalo del dieselgate, cuando reveló las irregularidades en las revisiones de emisiones de gases contamintnates de sus vehículos y la manipulación de las inspecciones en la mayoría de sus plantas en Japón.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad