''No puedes controlar la luz a golpe de BOE para siempre''

stop

Carlota Pi, fundadora de Holaluz, reflexiona sobre los cambios y alternativas en el mercado eléctrico español, en un debate organizado por Delvy y patrocinado por Economía Digital Ideas

Pablo Jiménez

Carlota Pi, co-fundadora de Holaluz, en el debate organizado por Economía Digital Ideas y Delvy / Delvy
Carlota Pi, co-fundadora de Holaluz, en el debate organizado por Economía Digital Ideas y Delvy / Delvy

Barcelona, 26 de mayo de 2016 (01:00 CET)

El mercado de la luz en España está en efervescencia. Las comercializadoras independientes ganan terreno poco a poco a los grandes del sector. En la avanzadilla de este ejército, todavía modesto (el 98% de los clientes sigue estando en manos de gigantes como Endesa o Gas Natural Fenosa), saca la cabeza Holaluz, una compañía con cinco años de vida y "más de 60.000" fieles dispuestos a comprar electricidad de otra manera.

Carlota Pi, co-fundadora de la firma, protagonizó este miércoles una nueva edición de CEOTalks, la serie de charlas organizadas por Delvy y patrocinadas por Economía Digital Ideas. "Hasta hace poco, en el sector había un gran olvidado: el cliente", declara la directiva, como declaración de principios de esta compañía con 75 trabajadores en plantilla.

Hitos en cinco años

En 2013, Holaluz pasó de proyecto prometedor a realidad después de ganar la primera subasta colectiva de electricidad organizada por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). Un salto que multiplicó por diez, casi de la noche a la mañana, su cartera de clientes. En febrero pasado la compañía selló otro hito en sus escasos cinco años de vida, al cerrar una inyección de capital de cuatro millones de euros, liderada por el fondo Axon Partners Group.

Con este dinero esperan acelerar su crecimiento y, sobre todo, "ganar notoriedad", explica Pi minutos antes del inicio del debate. Lo intentarán apostando fuerte por campañas publicitarias que también se podrán ver en televisión, el medio masivo que permite llegar, y de qué manera, al gran público –que se lo pregunten sino a Factor Energia, otra de las jóvenes comercializadoras que ya se ha hecho un hueco en el mercado.

Revolución en el sector 

Las aspiraciones de Holaluz no son pequeñas ("estamos para vender luz y para cambiar el mundo", proclama esta directiva). La principal pasa por cambiar la relación entre usuario y compañía proveedora. "Se necesita construir confianza con los clientes", explica Pi, a partir de una "credibilidad" que hay que ganarse a pulso. Esto es, nada de llamadas interminables y quejas que caen en saco roto.   

La otra es una apuesta decidida por el "consumo responsable" (Holaluz sólo comercializa energía extraída de fuentes renovables). En este sentido, Pi anticipa la llegada de una revolución para el sector. "Dentro de un plazo corto de tiempo, la energía no tendrá nada que ver con lo que conocemos hoy", sostiene.

Y señala cómo en otros países europeos la cuota verde ya ha ganado un peso significativo. Algo que no ha ocurrido todavía en España, con un mercado regulado al gusto de las grandes compañías. Circunstancia que, en opinión de Pi, no durará para siempre. "A golpe de BOE tú puedes negar la ley de la gravedad solo por cierto tiempo", apunta.

El reto del medio millón

A día de hoy Holaluz factura unos "ocho millones de euros al mes" y suma 3.000 nuevos clientes mensuales a su cartera. El objetivo, al cierre de 2016, es superar la barrera de los 100.000 usuarios entre hogares y pymes –esta última pata, aunque menor en número, tiene un gran peso cualitativo para la compañía.

Más a largo plazo, en 2019 concretamente, se ponen la meta del medio millón de clientes. Lo hacen comparándose con empresas similares, nacidas en el contexto digital, y que ya cuentan con estos números en lugares como Reino Unido o Países Bajos. Para entonces también se fijan el reto de la internacionalización, que incluirá extender su actividad a otros "países de Europa y Latinoamérica".

Todo ello lo quieren conseguir haciendo las cosas a su manera ("lo que decimos que hacemos, lo hacemos", es otro de sus mantras). Y alejándose lo más posible de los métodos que hoy definen a los grandes propietarios de la luz en España
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad