Uno de cada cinco hogares ignora que puede cambiar de compañía de luz o gas

stop

El desconocimiento o el temor a trámites complicados frena la movilidad entre los usuarios de empresas de energía. Entre las de telefonía, la mitad no podría cambiar porque han firmado contratos de permanencia

La búsqueda de tarifas más bajas es una de las razones del cambio de empresa.

Barcelona, 22 de mayo de 2016 (01:00 CET)

La movilidad entre las compañías de servicios de luz o gas es baja: siete de cada diez usuarios siguen con la misma empresa durante años y años. Y en gran medida esta supuesta fidelidad es por desconocimiento: el 22% de los hogares continúa con la misma empresa de energía simplemente porque no saben que pueden mudarse si no les gusta el servicio o las tarifas les parecen altas.

El 70% de los suscriptores de televisión de pago también prefieren no dar el salto a otra compañía, mientras que en el sector de las telecomunicaciones el panorama cambia un poco: una de cada dos personas se ha mudado de empresa durante el año pasado.

Entre los que han decidido elegir otra compañía de telefonía o internet, un 25% reconoció que el proceso de cambio fue complicado. Justamente, un 12% de los hogares que sigue fiel a la misma empresa es porque cree que los trámites para la baja son demasiados complejos.

Razones del cambio

¿Por qué se producen estas migraciones de usuarios entre las energéticas? Siete de cada diez cambiaron de operador para obtener tarifas más baratas de luz o gas, o para aprovechar alguna oferta conjunta de estos servicios. La insatisfacción con el servicio es poco relevante, apenas la argumentaron el 8,85% de los usuarios.

Entre las compañías de telecomunicaciones, también impera las razones económicas para buscar una nueva empresa, pero uno de cada cuatro encuestados también ha decidido contratar otro servicio de banda ancha que sea más rápido.

La cadena de la permanencia

Hay muchos usuarios que sí estarían dispuestos a cambiar de empresa de telefonía, pero la mitad no puede por estar vinculado con algún contrato de permanencia. En cambio, este porcentaje se reduce al 15% entre los servicios de energía.

Estas cifras pertenecen al Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que analiza el comportamiento de los consumidores y sus preferencias con los servicios públicos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad