El presidente de ACS, Florentino Pérez. EFE
stop

Hochtief se hace con el 78,8% de Abertis, porcentaje suficiente pero muy inferior al esperado después de que algunos fondos decidieran quedarse

Barcelona, 14 de mayo de 2018 (20:00 CET)

Como si fuera el líder del mítico Equipo A, Florentino Pérez está acostumbrado a que sus planes salgan bien. En Abertis no le han salido mal, puesto que la opa, como no podía ser de otra manera tras el pacto con los italianos, ha triunfado. Pero se ha quedado lejos del objetivo y tendrá que presentar una nueva oferta, lo que dilatará los plazos. La culpa la tienen algunos fondos, entre los que destaca Blackrock.

La CNMV comunicó este martes que el 78,79% de los accionistas de Abertis aceptaron la opa de Hochtief, la filial alemana de la constructora de Florentino Pérez, ACS. Así, la operación puede tirar para adelante, ya que superó el 50%, por lo que este jueves, la mayoría de la concesionaria ya será de propiedad alemana y sus accionistas cobrarán.

Esto es solo el inicio. El final será que Hochtief venda Abertis a una sociedad participada por la multinacional italiana Atlantia (50% de las acciones más una), ACS (30%) y la propia Hochtief (20% menos una acción). Se llegará, pero habrá dos contratiempos: previsiblemente no será el 100%, ya que la constructora alemana no podrá forzar la venta, y los tiempos se dilatarán más de lo previsto.

Hochtief debe presentar una nueva opa, esta de exclusión, antes de vender Abertis a la nueva sociedad de Atlantia y ACS

El trio comprador de Abertis contemplaba dos opciones para excluirla de bolsa: venta forzosa –o squezze out–, en el caso de llegar al 90%, u opa de exclusión. La opción preferida era la primera, puesto que era más rápida, y se esperaba una aceptación muy alta. Pero se quedó muy lejos del objetivo, con el 78,8%. Es decir que el 14,4% no aceptó –el 6,8% restante es autocartera–.

Con esta situación, no le queda más remedio que hacer una opa de exclusión, que, según el folleto de la opa, hará por el mismo precio de la primera opa, 18,36 euros por acción. Tras ella, tenga el éxito que tenga, sí que Abertis quedará fuera de la bolsa y Hochtief podrá venderla a la nueva sociedad, pero retrasará este paso todavía algunos meses. Probablemente quede para después de verano.

Varios fondos se quedan en Abertis

La pregunta que se resuena en las oficinas de las empresas implicadas es ¿quién ha osado torcer los planes de Florentino Pérez? No parece tener mucha lógica, pues según anunció el propio opante, la opa de exclusión se realizará por el mismo precio. Y mientras tanto, venderlas en la bolsa por encima de 18,36 es misión imposible, puesto que se está moviendo entre los 18,20 y los 18,30 y no es previsible que suba si no hay opción de que se mejore la oferta.

Fuentes financieras explicaron que el 14,4% que resiste en Abertis no puede corresponder a minoritarios, puesto que no conservaban ya tantos títulos, mientras que el primer accionista, La Caixa a través de Criteria, aseguró que vendería su 21,55%. Por ello, aseguraron que han sido varios fondos y bancos de inversión los que se han quedado.

Por ahora, se desconoce quién ha vendido y quién no, pero fuentes del mercado apuntan al rey del IBEX. Blackrock, el mayor fondo de inversión del mundo, que tiene participaciones en más de la mitad de las compañías del IBEX, posee el 3,9% de Abertis y se quedaría así como socio. Elliott, con algo más del 1%, también habría rechazado la opa.

El banco de inversión que más acciones tiene, el 9,9%, y además, compró durante la opa, es el suizo UBS. Luego hay una decena de fondos y bancos con entre el 1% y el 4% de las acciones de Abertis, entre los que se encuentran Lazard, Norges y Société Génerale, además de Blackrock y Elliott. Puede haber más con participaciones inferiores, pero no se conocen puesto que no están obligados a comunicarlo a la CNMV.

Blackrock (3,9%) y Elliott (1%) podrían quedarse en Abertis pese a que será excluida de la bolsa

En la opa de exclusión, las alternativas son: o vender al mismo precio o quedarse en Abertis pero sin liquidez. Una vez ejecutada, no podrán vender las acciones en el mercado, por lo que es más difícil encontrar comprador y, por tanto, colocarlas a buen precio. ¿Qué sentido tiene, entonces, quedarse?

Las fuentes consultadas especulan con que alguno de los fondos que entraron a última hora esperando una guerra de opas que no sucedió, como Lyxor y Farallon, aguanten para ver qué pueden sacar. Como al trío opante le queda mucho para llegar al 100% que anhelaba, no es descartable que mejore algo la oferta. Así, los fondos ganarían.

Otra opción es que algunos fondos quieran aguantar en Abertis unos años más, en previsión de su crecimiento, y por tanto del de sus dividendos, a la espera de que ACS, Atlantia y Hochtief lancen una oferta mejor en algún momento. Podría ser el caso de Blackrock. Una tercera posibilidad, poco probable, es que especulen con que se dilate tanto el proceso que llegue el momento de cobrar dividendo –habitualmente entre octubre y noviembre– y hacer caja. Pronto saldremos de dudas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad