Patronal y sindicatos ultiman un pacto salarial con subida del 1%

stop

Los agentes sociales desoyen a Moncloa, que presionaba para que no pasaran del 0,6%. El acuerdo está vinculado a la evolución del PIB

Rosell, Toxo y Méndez en los desayunos del foro 'Nueva Economía'

desde Madrid, 13 de marzo de 2015 (21:47 CET)

La patronal CEOE y los principales sindicatos del país, CCOO y UGT, comunicarán la próxima semana que han alcanzado un pacto para revisar al alza los sueldos. El incremento se situará entre el 1% y el 1,2% este año y sobre el 2% el próximo. En cualquier caso, superará ampliamente los límites sugeridos por Moncloa del 0,6% y el 0,8%. Fuentes conocedoras de la negociación entre los agentes sociales indican que las posiciones se han aproximado y la rúbrica definitiva está asegurada en pocos días.

Los puntos de partida estaban alejados. Las organizaciones de trabajadores peleaban para que el incremento fuera del 1,5% este mismo año, mientras que la CEOE ha defendido mejoras del 0,9%. Aún más apartado se situaba el jefe de la oficina económica de Moncloa, Álvaro Nadal. El principal asesor del presidente Mariano Rajoy defendía que el incremento debía ser del 0,6%. La posición resultó demasiado conservadora incluso para el gusto de la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Moderación, palabra clave en Moncloa

La titular de la cartera está más próxima al planteamiento del presidente de la patronal, Juan Rosell, que de su compañero de partido (PP). Nadal ha argumentado que los sueldos pueden empezar a mejorar, pero no demasiado para mantener la competitividad de la economía española. En una reunión celebrada hace un mes en el recinto presidencial, el estratega económico de Rajoy intentó presionar, sin éxito, al jefe de los empresarios.

La posición de Rosell se construye en base a dos componentes. Los sectores que han remontado con mayor solidez deberían pagar más a los empleados; en cambio, es prudente en lo referente a la negociación colectiva. Hay empresas que aún muestran debilidad en sus resultados y, por tanto, evitará que la obligación de subir los sueldos en unos porcentajes determinados les complique el futuro.

Indexación al PIB

La referencia será el PIB, baremo que los trabajadores parecen aceptar. Si España crece por encima del 2%, las retribuciones lo harán al 1,2% con el visto bueno de la patronal. Si la expansión es menor, las nóminas engordarán el 1%. La mayoría de las proyecciones señalan que la economía evolucionará a un ritmo del 2,5% en 2015. Si fuera así, los sindicatos quieren que los españoles ganen un 2% más en 2016. Las centrales han calculado que los precios evolucionarán también al 2% a finales del próximo año.

Las previsiones relativas al IPC han sido el escollo de las últimas semanas. A cambio de aceptar la indexación al PIB, tanto CCOO como UGT quieren una cláusula de salvaguarda que proteja a los trabajadores de una inflación superior en términos porcentuales al desarrollo del PIB. Sin un suelo garantizado, los empleados perderían poder adquisitivo si el Banco Central Europeo logra, con la inyección de liquidez prevista para los próximos 19 meses en la eurozona, resucitar los ahora aturdidos precios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad