Plante de tres centros logísticos de Inditex, que inician movilizaciones

stop

Los trabajadores de Tempe y Plataforma Europa se suman a Bershka en las protestas por el atasco en los acuerdos laborales

Centro logístico Meco en Madrid y Pablo Isla

desde A Coruña , 26 de marzo de 2015 (21:35 CET)

No hay muchos precedentes de conflictividad laboral en las factorías de Inditex en España y son pocos los que se acuerdan ya del último paro protagonizado por los trabajadores. Sin embargo, la negociación de los acuerdos laborales con sus centros logísticos está generando este año más disgustos que alegrías para el gigante fundado por Amancio Ortega.

La compañía negocia al margen del convenio del sector las mejoras laborales de cada uno de sus armarios. Los pactos entre empresa y plantilla suelen tener una vigencia de tres años y han sido tradicionalmente ejemplares en el negocio de la moda. El año pasado se lograron subidas salariales de más del 11% en tres años, que en el caso de Zara Logística, en Arteixo (A Coruña) fue del 14,25%.

Bershka abrió la caja de los truenos

En 2015 tocó la negociación con Bershka, que tiene su centro logístico en Tordera (Barcelona); Plataforma Europa, el centro de Zaragoza; y Tempe, la zapatería de Inditex en Elche. Los trabajadores coinciden en señalar que las coversaciones están atascadas, que la compañía muestra una desconocida dureza y que, de mantener esta postura, tendrá que afrontar movilizaciones. Los pactos son individuales en cada factoría, pero las sensaciones son las mismas.

Disparó primero la plantilla de Bershka, que se movilizó el pasado 20 de marzo frente a las instalaciones del centro logístico de Tordera, secundada por los tres turnos que operan en la factoría. Reivindicaban que los buenos resultados de la compañía se vieran reflejados en la nómina de los trabajadores. Este jueves, los representantes sindicales mantuvieron una maratoniana reunión de casi 12 horas para buscar una propuesta alternativa y desatascar las negociaciones.

Tempe, el más atascado

En Plataforma Europa sucede algo similar. Las asambleas se reunieron también este jueves y los trabajadores dieron por zanjada la reunión haciendo sonar las bocinas de sus coches. ¿El comienzo de una protesta? La previsión es que se proponga un calendario de movilizaciones aún pendiente de decidir y que las protestas se hagan progresivamente más intensas si no se llega a un acuerdo.

Pero la negociación más atascada es, sin duda, la de Tempe. "No se ha avanzado nada", explican en CC.OO, donde dan por hecho que serán necesarios actos de protesta y que incluso se podría llegar a parar la actividad del centro logístico de Elche.

Incentivos para todos, poca negociación

La tensión ha crecido porque las conversaciones entre empresa y trabajadores, explican los sindicatos, comenzaron muy tarde. Hace un año, a estas alturas del año ya se habían cerrado los acuerdos. Pero, sobre todo, por los resultados que presentó Inditex el 18 de marzo, con un 5% más de beneficio y un aumento del 8% en las ventas.

Quizá endurezca la postura de la compañía el incentivo pactado para los trabajadores. Inditex anunció que a partir de este año pagará un bonus del que se beneficiarán unos 70.000 empleados de todo el mundo con más de dos años de antiguedad. El plan de la compañía consiste en repartir entre los trabajadores de tiendas, logísticas y fabricación el 10% del aumento de beneficios que logren de un año a otro. La multinacional, consultada por este medio, declinó hacer declaraciones sobre el atasco en las negociaciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad