Portobello Capital coge el timón del mayor grupo de 'outsourcing' del país, Stock Uno

stop

El fondo de inversión completa la renovación de la directiva con la salida del fundador de la firma, Alberto Muguiro

El consejero delegado de Stock One, Juan Cruz Alcalde | ED

09 de octubre de 2014 (19:59 CET)

Portobello Capital ha completado el giro en la gestión del principal grupo de outsorcing del país, Stock Uno. La firma de capital riesgo constituida por Ramón Cerdeiras, Fernando Chinchurreta, Luis Peñarrocha, Juan Luis Ramirez e Iñigo Sánchez-Asiaín ha anunciado que Ramón Cerdeiras asume la presidencia de la firma. El nombramiento implica la desvinculación definitiva del antiguo máximo directivo de Stock Uno, Alberto Muguiro, quien ha decidido vender el capital que mantenía en el grupo por una cantidad que no ha transcendido.

El cambio de rumbo coincide con la integración definitiva de la firma centrada en la externalización industrial CTC, con sede en Barcelona. Portobello ha confirmado que el consejero delegado de esta sociedad, Juan Cruz Alcalde, asumirá definitivamente la gestión ejecutiva de Stock Uno. Ya desempeñaba este cargo desde mayo de 2014, poco después de que se firmara la adquisición de CTC. En ese momento, desplazó a Muguiro hacia la representación más institucional que ha desarrollado hasta la fecha.

Objetivo de facturación

Alcalde tiene ante si un gran reto. Los propietarios de la compañía aspiran a incrementar el 30% la facturación global en dos años hasta llegar a los 200 millones de euros. El directivo asegura en un comunicado que es posible mejorar el margen por el “efecto multiplicador de nuestra presencia en diferentes áreas”.

El objetivo del fondo, que entró en Stock Uno en 2005, es maximizar las posibilidades de un grupo que emplea a más de 7.000 personas en toda la Península Ibérica tras unos años de cierto letargo.

Misma cartera de clientes


La renovación de la cúpula no se ha limitado a la alta dirección. La nueva estructura está integrada en cuatro grandes áreas de negocio: logística e industria, dirigida por Ignasi Sayol; servicios auxiliares, en manos de Ramón Fernández Vegue; grandes superficies queda bajo la responsabilidad de Carlos de Carnica; y Sergio Lucas se encargará de gestión de procesos.

También se han diseñado cinco direcciones corporativas: Antoni Capell se incorpora en el ámbito de finanzas; José Luis López se queda desarrollo del negocio; recursos humanos está gestionado por Marta García; sistemas de información por Manuel Bayona; y gestión de procesos por Germán Arribas.

Donde no habrá renovación es en la cartera de clientes, que incluye más de 1.600 referencias y nombres tan conocidos como El Corte Inglés, Danone o Carrefour. Stock Uno tiene sedes en Madrid y Barcelona y delegaciones en Lisboa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad