Prosegur duplicó sus resultados durante los años del cártel

stop

La compañía roza los 4.000 millones de facturación, muy lejos de los 1.800 de hace ocho años, y convierte su área de negocio de cash en la más rentable

Camión de Prosegur / EFE

Barcelona, 17 de noviembre de 2016 (13:00 CET)

La multa de 40 millones de euros de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Prosegur supone un mazazo para su área de negocio más rentable, la de cash. Es la que más crece en los últimos años, y su buena evolución se contagió al resto del grupo: la compañía duplicó su volumen de negocio y sus beneficios durante los años del cártel.

Prosegur, que ya cotiza en la bolsa española, anunció a finales de septiembre que está estudiando sacar a bolsa Prosegur Cash. En el momento del anuncio, la compañía admitía que se trata de un negocio muy importante para ella, que cerró 2015 con unos ingresos de 1.766 millones de euros, el 44,6% del total del grupo y ligeramente por detrás del negocio de seguridad.

Este año ya es la primera área de negocio de la compañía, con una facturación de más de 1.200 millones en los tres primeros trimestres del año. Además, es la más rentable con diferencia. Obtuvo un ebitda de 210 millones de euros hasta septiembre, por 38 millones de Prosegur Seguridad y nueve millones de Prosegur Alarmas.

Crecimientos de hasta tres cifras

El crecimiento del área de cash en los últimos años es espectacular. Desde 2010, dato más antiguo disponible para este negocio, su facturación creció más de un 80%: de menos de 1.000 millones de euros a más de 1.700 millones en 2015.

Pero el fraude detectado por la CNMC se inicia antes, en 2008, y va hasta 2015. Si nos remontamos a ese periodo, Prosegur no sólo salió airoso de la crisis, sino que no paró de crecer: su facturación se multiplicó por más de dos, pasando de algo más de 1.800 millones a rozar los 4.000 millones el año pasado. El resultado neto casi se duplicó, pasando de 98 a 183 millones.

Entre 2008 y 2015, según las denuncias recibidas y la resolución de la CNMC, Prosegur y Loomis "se repartieron el mercado, acordaron precios y se intercambiaron información comercial sensible". Por ello, interpuso una multa de 39,4 millones a Prosegur y otra de siete a Loomis. Asimismo, sancionó a José Luis Illana Garcia (Prosegur) con 36.000 euros y a Juan Miguel Mata Montejo (Loomis) con 16.600 euros.

Aunque cotiza en bolsa, dos viudas controlan más de la mitad del capital de Prosegur. Helena Revoredo, presidenta desde 2004 y esposa del fundador del grupo, Herbert Gut, que mantiene el 50% del capital, y Mirta María Giesso Cazenave, que ostenta el 5,64% desde que en el año 2000 falleciera su marido, Graciano Álvarez, hasta entonces presidente de Prosegur Latam y de Protección Activa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad