Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, consejero delegado y presidente de Repsol respectivamente. EFE/Sergio Barrenechea
stop

Repsol sufre por los ingresos extraordinarios del primer trimestre de 2017, las paradas para mantenimiento de varias instalaciones y el dólar

Xavier Alegret

Economía Digital

Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, consejero delegado y presidente de Repsol respectivamente. EFE/Sergio Barrenechea

Barcelona, 04 de mayo de 2018 (08:38 CET)

Repsol cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 610 millones de euros, el 11,5% menos que en el mismo periodo de 2017. La causa de esta caída, según la compañía, hay que buscarla en dos factores: un primer trimestre del año pasado excepcionalmente bueno por la subida del petróleo, las paradas por mantenimiento de algunas instalaciones y la cotización del dólar.

La compañía que preside Antoni Brufau obtuvo un ebitda de 1.804 millones, el 2,2% menos que un año antes. El negocio Upstream –producción y refino– ganó 320 millones, el 42,9% más, pero su mayor negocio, el Downstream, redujo el 15% sus ganancias, hasta los 425 millones.

Repsol explicó, en un comunicado a la CNMV, que la caída del Downstream, que incluye desde comercialización hasta gas, márqueting y otras áreas de negocio, se debió a la menor aportación de los negocios industriales. El motivo, las paradas por mantenimiento de tres instalaciones, en Sines y Tarragona, y la depreciación del dólar respecto al euro.

Repsol gana el 11,5% menos pero rebaja su deuda hasta los 6.836 millones, por debajo del ebitda

El resultado en Corporación y otros mejoró el 16%, hasta unas pérdidas de 129 millones, pese a que la compañía sacó la participación en Gas Natural de esta actividad para pasarla a extraordinarios, como consecuencia del acuerdo de venta a CVC y la familia March. La operación, acordada en febrero, podría no cerrarse hasta finales de agosto.

La petrolera que dirige Josu Jon Imaz destacó que el beneficio neto ajustado, “que mide específicamente la marcha de los negocios de Repsol”, subió el 8%, hasta los 616 millones de euros. Y eso que en el primer trimestre de 2017, la subida del precio del crudo produjo un impacto extraordinario en sus cuentas.

Por lo que respecta a la inversiones, las incrementó el 7,4%, hasta los 598 millones, aunque no llegó a los 1.093 del último trimestre del año pasado. Repsol rebajó su deuda el 18,1% respecto a marzo de 2017, hasta los 6.836 millones, con una ratio de 0,94 veces el ebitda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad