Roca: de ejemplo de Mas a fracaso laboral

stop

SANITARIOS

Artur Mas visita la fábrica de Roca en  Sao Paulo (Brasil)

11 de octubre de 2013 (20:33 CET)

“Roca es un ejemplo excelente de la capacidad de nuestras empresas de abrirse al mundo”. Éstas fueron las palabras del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la visita al showroom de Roca en Sao Paulo de su viaje oficial a Brasil el pasado julio. En este país, la compañía invertirá 13,5 millones en una fábrica.

Tres meses después de la fiesta brasileña se ha pasado al conflicto laboral en tierras catalanas. Los trabajadores de la planta de Santa Margarida i els Monjos (Barcelona) han optado por la huelga indefinida para plantar cara al expediente de regulación de empleo (ERE). Afectará a 125 trabajadores de una plantilla formada por 178 personas. Incluidos varios trabajadores que en dos meses se iban a jubilar.

Deslocalización y externalización

La cuerda se ha tensado al máximo. En los últimos días, la compañía ha perfilado el plan de extinción para una planta que opera desde 1981. Prevé llevarse la producción de gres a su fábrica en Castellón para reducir costes. Pero además, en la Comunitat Valenciana podría externalizar este servicio.

Una deslocalización injustificada, según los sindicatos. “La planta de Barcelona es viable y productiva” defiende el presidente del comité de empresa, Francisco Javier Martos (UGT). Critica la falta de respeto de la compañía hacia una plantilla que trabaja ahí desde hace 25 años. “Hemos aprendido un oficio donde Catalunya es única en este tipo de producción. ¿Qué pasará ahora?”, se pregunta.

Reunión con Mas

Pero ahí no queda todo. En la memoria justificativa del expediente de extinción que ha presentado la empresa se establece que el ERE se aplicará desde el próximo 20 de octubre hasta finales de 2014. “La forma de presentarlo es traumática para los empleados porque saben que trabajan para una empresa que ya los ha despedido”, sostiene.

Por todo, el comité de empresa pide al President que se moje y que tome cartas en el asunto. Le han enviado una misiva para reunirse con él antes del inicio del ERE. Quieren que Mas de la cara por los trabajadores como en su día la dio por la dirección.

Últimos cartuchos


Hasta entones, el siguiente paso lo darán el próximo lunes. Los representantes de la plantilla se reunirán con un inspector de la conselleria de Empleo. Quieren dejar constancia de que Roca ni plantea prejubilaciones ni ha puesto sobre la mesa un plan industrial con el que reubicar a los afectados en otras plantas del grupo o en empresas proveedoras.

Si este cartucho tampoco funciona y Roca no cede, los trabajadores podrían llevar a juicio el ERE como hicieron sus compañeros de Madrid en 2012. La sentencia de la Audiencia fue firme: se anuló el expediente. Pero Martos entiende que llegar a este extremo puede ser muy duro.

En este caso, el SEPE no concede la prestación del paro, por lo que, hasta que no haya una sentencia firme, los trabajadores no cobrarían absolutamente nada. Por ello, esperan que la mediación se suficiente para atenuar el impacto del ERE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad