Rosell y Garamendi buscan atenuar la indemnización por igual a fijos e interinos

stop

El tándem dirigente de la CEOE debe atajar, con el apoyo del gobierno, el intento de las centrales sindicales de reducir los contratos temporales tras la sentencia europea

Juan Carlos Martínez

De izquierda a derecha, Ignacio Fernández Toxo (izquierda), Antonio Garamendi (Cepyme), Cándido Méndez (UGT), Mariano Rajoy, Juan Rosell (CEOE) y la ministra Fátima Báñez en una imagen de archivo
De izquierda a derecha, Ignacio Fernández Toxo (izquierda), Antonio Garamendi (Cepyme), Cándido Méndez (UGT), Mariano Rajoy, Juan Rosell (CEOE) y la ministra Fátima Báñez en una imagen de archivo

Madrid, 18 de octubre de 2016 (01:00 CET)

Tras el varapalo personal sufrido por el presidente de la CEOE, Joan Rosell, al quedar fuera del nuevo consejo de administración de Gas Natural presidido por Isidro Fainé, el líder de la patronal ha retomado la gestión de su agenda al frente de la patronal, siempre ya con la presencia permanente de Antonio Garamendi, uno de sus vicepresidentes y presidente de Cepyme y de Confemetal, y llamado a ser su sucesor dentro de dos años.

En este sentido, ambos deberán torear esta semana con las centrales sindicales CCOO y UGT, crecidas tras la sentencia europea y del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), cuya pretensión pasa ahora por condicionar las negociaciones para la subida salarial de 2017, dado que los sindicatos tienen por objetivo introducir en las conversaciones cláusulas sobre contratación.

Subida salarial para 2017

Lo harán el próximo jueves, 20 de octubre, a poco más de dos meses de que, según las previsiones, se cierre la negociación para determinar la referida subida.  Una reunión que se  celebrará justo un mes después de la primera toma de contacto tras las vacaciones, enmarcada en la comisión de seguimiento del III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

Hasta ahora, oficialmente, ni patronal ni sindicatos han puesto nada sobre la mesa, aunque el tira y afloja ya está servido, entre el 4% avanzado por los sindicatos y el 1% al que solo estarían dispuestos a llegar los empresarios.

El III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), firmado en 2015, fijaba una subida salarial del 1% ese año, hasta el 1,5 % en 2016 y dejaba pendiente la de 2017, a expensas del cuadro macroeconómico y de la evolución del PIB en 2016.

Reunión con la ministra Fátima Báñez

Antes de enfrascarse en los números en esa reunión del próximo jueves, tanto los dos líderes patronales como los secretarios de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, José María Álvarez, se han reunido con la ministra de Empleo y Seguridad Social en funciones, Fátima Báñez, para abordar la sentencia europea que insta a España a equiparar las indemnizaciones de los contratos interinos a las de los indefinidos y que fue ratificada posteriormente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Como punto de partida, el Gobierno ya ha adelantado que no se plantea ninguna equiparación a la baja a la hora de buscar una solución para aplicar la sentencia y, en palabras de la propia Báñez, el tenor de la sentencia no impide, a su juicio, que en España se hagan contratos temporales para determinadas actividades, sin que sea incompatible con que la indemnización de estos contratos se asemeje a la de los indefinidos.

Fricción por el alcance de la indemnización por despido

El punto de fricción entre el Gobierno y la patronal, por un lado, y los sindicatos, por otro, sobre si la sentencia afecta solo a los interinos o a todos los trabajadores temporales, como defienden las centrales sindicales, también se ha evidenciado.

En este sentido, en defensa de esta segunda opción, los sindicatos han pedido al Gobierno la reforma parcial del Estatuto de los Trabajadores, de cara a elevar de 12 a 20 días por año trabajado la indemnización de los contratos temporales e introducir el derecho de los interinos a percibir dicha indemnización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad