Seat vende coches más caros y aprieta a los proveedores para volver a los beneficios

stop

RESULTADOS

James Muir, ex presidente de Seat | ED

03 de abril de 2012 (13:48 CET)

Seat ha cerrado el ejercicio 2011 con pérdidas de 232 millones de euros, 98 millones menos que el año anterior. Son unos resultados “satisfactorios”, tal y como ha afirmado el presidente del grupo, James Muir, en la presentación que ha tenido lugar este martes por la mañana en Martorell (Barcelona).

Para cumplir con el gran objetivo de la compañía, “obtener unos beneficios ligeros en 2013”, el directivo alemán ha anunciado una gran ofensiva de producto. Además de mejorar el portafolio, la cúpula de Seat ha marcado como requisito indispensable reducir los costes fijos de producción.

Muir ha explicado que desde finales de 2009 esta magnitud ha pasado de representar el 40% de los resultados de la compañía a estar por debajo del 20% en diciembre de 2011. En el último ejercicio han gastado 571,9 millones de euros en la producción frente a los 1.229,8 de hace dos años. “Pero aún no es un nivel sostenible, se tiene que ir muy por debajo de esta cifra”, ha constatado el presidente. También ha defendido que su objetivo es “vender más con más rentabilidad”. Ha negado que se plantee una reestructuración de personal en la factoría catalana. Ahora es el turno de redefinir la relación de Seat con los proveedores.

Precio y calidad

El vicepresidente de finanzas y organización de la compañía, Holger Kintshcer, ha lanzado un aviso para navegantes en su intervención: “Actualmente compramos el 60% del material en el mercado español e importamos el 40% restante, pero esto no tiene que seguir así”. Ha pedido a sus proveedores que sean “muy competitivos en precio y calidad” porque “Seat es el desencadenante de que se siga conservando y generando puestos de trabajo”.

El vicepresidente de compras, Dieter Seemann, ha recordado que “aprovechar las sinergias con el grupo Volkswagen es correcto”. Y actualmente Seat ya compra material “en todo el mundo”, aunque la “cultura” de la empresa de automoción sea “tener los proveedores cerca del centro de producción, que también da ventajas”. Los directivos alemanes están centrados en “controlar cada céntimo que gastamos”, afirma Muir.

Más prestaciones

Para colorear de números azules la cuenta de resultados el próximo año, la dirección germana también ha redefinido el producto para que los clientes gasten más en cada vehículo. En 2011 ya han tenido noticias positivas en este apartado de la cuenta de resultados. Seat ha vendido 350.009 unidades en todo el mundo y el precio medio que se ha pagado por vehículo han sido de 11.890 euros, frente a los 11.460 del año anterior.

Para continuar la senda positiva, han mejorado la equipación de su portafolio actual y han anunciado novedades importantes para este año. Se empezará a comercializar el nuevo Toledo y se presentará una versión mejorada del León. Éste, según el presidente del grupo, será el emblema de la nueva imagen de marca que quieren implementar en Seat: “Diseño español e ingeniería alemana”, en palabras de Muir. Unos valores que ya se anunciaron cuando Volkswagen adquirió Seat, pero que ahora se ponen en valor. Y ya tienen referencias en el mercado: el modelo Mii que se lanzó a mediados de 2011 y el nuevo Ibiza, la verdadera atalaya de Seat.

Muir afirma que cuando se inicie la producción del nuevo León, en otoño, la factoría de Martorell estará en condiciones de estar a pleno rendimiento. Aunque para que esto ocurra, tendrán que comercializar los tres modelos que planean. Saldrán al mercado en el último trimestre del año con el vehículo tres puertas y, posteriormente, lanzarán el de cinco puertas y el modelo XL. Explotar al máximo la factoría es una condición indispensable para que Seat dé la vuelta a su cuenta de resultados.

Internacionalización

Por otro lado, la compañía continua centrada en mejorar la internacionalización. Continua su expansión por China, Rusia y México. En este sentido, Muir ha comentado que planteará abrir nuevos centros de producción en estos territorios “cuando terminemos la primera fase de la expansión”. Por ahora, los vehículos que se venden en estos territorios se producen en la factoría catalana.

Seat fabrica el modelo Mii en un centro de Volkswagen en Bratislava (Eslováquia) y el Toledo se producirá a partir del otoño en la sede de Skoda, en la ciudad de Mlada Bolesvav (República Checa).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad