Seis años de cárcel para el ex presidente de la patronal catalana del metal

stop

La Audiencia de Barcelona impone a Antoni Marsal multas de 380.000 euros y la obligación de indemnizar a la Unión Patronal Metalúrgica con otros 745.000 euros

El ex presidente de la UPM, Antoni Marsal

Barcelona, 11 de noviembre de 2016 (10:34 CET)

La Audiencia de Barcelona ha condenado a Antonio Marsal, ex presidente de la Unión Patronal Metalúrgica (UPN), a tres penas de cárcel que suman cinco años y diez meses de reclusión por los delitos de falsedad y apropiación indebida.  

También se condena a Ángel Hermosilla, ex director general de la patronal, a una pena menor de siete meses de prisión, que no suponen el ingreso en un centro penitencio.  

El resto de los acusados han sido absueltos. Las técnicas de la patronal Magdalena Grau y Cristina Isabel López, el asesor fiscal Ángel Blesa, así como Margarita Sánchez, esposa de Ángel Hermosilla, han sido absueltos de todas las acusaciones.

Antonio Masal ha sido condenado a tres penas de cárcel: una de tres años por el delito de apropiación indebida y otros dos de un año y medio por los de falsedad en documento mercantil. Por el primero, deberá indemnizar a la Unión Patronal Metalúrgica con 745.000 euros. Por los de falsedad, se le han impuesto dos multas por un importe total de 380.000 euros. La Fiscalía había pedido para Marsal 11 años de cárcel.

La apropiación de 745.000 euros de la patronal catalana del metal se produjo entre los años 2007 y 2012, cuando Marsal era su presidente. Casi la mitad del importe procedía de subvenciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) destinadas a formación.  

El cargo de presidente no estaba remunerado

Marsal se asignó una retribución como presidente de la UPM cuando éste cargo no estaba remunerado, tal como se establece en los estatutos de la entidad. En la sentencia se indica que "es claro" que el cargo de presidente era "gratuito", que tal circunstancia no se había modificado y que Marsal "carecía de cualquier derecho para cobrar ninguna cantidad en concepto de honorarios".  

La sentencia añade que Marsal conocía "perfectamente" que su cargo no estaba remunerado puesto que, "en vez de obrar con transparencia, girando facturas por tal concepto explícito, acudió a descripciones oscuras como asesoramiento y similares" para ocultar que se trataba de unos pagos que no le correspondían.  

La Unión Patronal Metalúrgica reúne a unas 1.800 empresas catalanas que cuentan con cerca de 250.000 trabajadores. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad