Sherpa Capital abre de nuevo la vía valenciana en Amper

stop

Eduardo Navarro tiene hasta el 30 de noviembre para desembolsar 20 millones por la ampliación de capital pendiente

Espinosa de los Monteros, Navarro y Bañuelos | ED

10 de noviembre de 2014 (00:00 CET)

Entre valencianos anda el juego por el control de Amper. Tras el paso fallido de Enrique Bañuelos es ahora el también valenciano Eduardo Navarro, presidente de la gestora de fondos Sherpa Capital, el que se postula como salvador financiero de la compañía tecnológica todavía presidida por Jaime Espinosa de los Monteros.

Navarro y su socio Alfredo Bru han logrado anteponerse a la otra oferta no vinculante presentada, la del fondo suizo de capital riesgo Springwater Capital, al contar con un derecho preferente de ejecución, que vence el próximo 30 de noviembre, para desembolsar 20 millones de euros de la ampliación de capital pendiente desde el pasado mayo. De hecho, han elevado su aportación a los 30 millones.

Veinte meses mareando la perdiz

De salir adelante esta inversión se pondría fin a un largo periplo de 20 meses en el que Amper y sus 22 bancos acreedores han firmado ocho prórrogas por la que estos renunciaban a iniciar la ejecución de garantías por los 120 millones de euros adeudados.

Si finalmente, como pasó hace cuatro meses cuando se consumó el fiasco de la intentona de Slon Capital, no se salda con éxito la oferta de Sherpa Capital, ese mismo día 30 de noviembre debería firmarse el noveno alargue o stand still, ya que la obtención de nuevos fondos es una de las condiciones impuestas por los acreedores para cerrar el acuerdo de refinanciación de la deuda, de acuerdo con los acuerdos adoptados por la junta de accionistas el pasado 26 de mayo. Y que fueran de al menos 15 millones de euros como consecuencia de la ampliación de capital y/o suscripción y desembolso de la deuda convertible.

Bañuelos aguarda

En un segundo plano, Enrique Bañuelos espera que la operación de Sherpa salga bien para sus propios intereses. Los que pasan por recuperar los 15 millones aportados durante su paso por Amper, repitiendo la jugada que había planificado con la oferta de Slon Capital.

La que había acordado con Espinosa de los Monteros para transmitir, a través de sus respectivas sociedades, Veremonte y Emilanteos, casi 8,83 millones de acciones, equivalentes al 20% del capital de la tecnológica.

Ante la espantada de Slon, todo quedó en nada. Emilanteos mantuvo la titularidad de las acciones que iba a comprar el fondo y dejó en suspenso el compromiso de pago a la compañía de Bañuelos pactado el pasado 4 de marzo.

Sherpa amplía el campo

Para Sherpa Capital, el fondo de capital riesgo español que Navarro y Bru pusieron en marcha hace cuatro años, la de Amper sería su mayor apuesta. Iniciaron su andadura en octubre de 2010 con un fondo de 30 millones de euros y el año pasado lograron levantar un segundo fondo de 100 millones.

Capital procedente en un 40% de un family office y un 60% de inversores institucionales que, hasta ahora, ha servido para tomar el control de empresas familiares con problemas de liquidez por una alta deuda o en situación concursal, pero con visos de poder salir adelante para, en su momento, salir de ellas y obtener un beneficio.

Inversiones diversificadas

Antes de acabar 2010 cerraron su primera operación, al comprar el 50% de Polibol, una empresa de embalajes con clientes como Nestlé, El Pozo o Gallina Blanca. En mayo de 2011, Sherpa pagó 12,5 millones por Coveright Services, empresa dedicada a fabricar vinilos decorativos, y ese mismo año se hizo con el negocio de moda para el hogar, comprando dos de las empresas punteras del sector en España, KA International y Maison Decor.

Los 30 millones del primer fondo se agotaron al adquirir la totalidad de las acciones de la división de impresión de Dédalo, uno de los mayores grupos de impresión en España surgido de la fusión de distintas empresas lideradas por Prisa e Ibersuizas.

Indo, Dogi y Cegasa

A partir de aquí, ya con los 100 millones captados por su segundo fondo, Navarro y Bru, después de analizar los balances de muchas sociedades, se decantaron hace un año por Indo y Dogi. Dos empresas con no pocas coincidencias. Eran familiares, catalanas, cotizadas y en concurso de acreedores.

Por último, a la espera de lo que suceda con la oferta de Amper, Sherpa Capital ha captado para su portfolio el negocio de pilas de la empresa vasca Cegasa, tras aceptar la administración concursal su oferta por las divisiones de comercializados de luz, fabricación de manganeso y pila industrial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad