El 80% de los empleados de Amper aceptan un pagaré para cobrar en diciembre las indemnizaciones del ERE de 2013

stop

El resto de la plantilla amenaza con ir a los tribunales de lo mercantil si la compañía no abona la compensación pactada en la reestructuración

Imagen de archivo de una junta de Amper | EFE

01 de noviembre de 2014 (02:00 CET)

Amper está de nuevo entre la espada y la pared por los impagos reiterados a su plantilla. La compañía dirigida por Jaime Espionsa de los Monteros ha conseguido que el 80% de los empleados afectados por el ERE ejecutado en enero de 2013, un centenar de personas, acepten renovar el pagaré que vencía este viernes. Los trabajadores han dado el visto bueno a prorrogar el pago de las indemnizaciones pactadas hasta el próximo 15 de diciembre.

La empresa reconoce que no tiene suficiente liquidez para desembolsar esta cantidad, unos 3,2 millones de euros, según fuentes sindicales. Alega que la situación es transitoria y que las negociaciones para sumar a un socio financiero al grupo están en su etapa final, por lo que se liquidará la compensación en el momento en el que entre nuevo capital en el grupo.

¿Noveno 'stand still'?

En una información remitida a los distintos comités de empresa de la firma, a la que ha tenido acceso Economia Digital, la dirección de Amper muestra su “optimismo” para encarar antes de fin de año las “negociaciones entre los bancos y tres posibles inversores para la refinanciación y ampliación de capital”. Las 22 entidades financieras han dejado tiempo hasta el próximo 30 de noviembre para que Espinosa de los Monteros llegue al ansiado pacto con el socio externo para firmar la novación de 120 millones. Aunque el pool bancario no descarta firmar el noveno stand still (interrupción de las obligaciones financieras de pago de la deuda).

El problema para Amper es que puede quedar al borde del precipicio antes del 15 de diciembre. La falta de liquidez de la compañía ha impedido que pueda abonar los pagarés vencidos a todos los empleados que no han aceptado el nuevo compromiso de la empresa. Este grupo de trabajadores, que los portavoces de la firma consideran “minoritarios”, amenazan con ir a los juzgados si la empresa no les liquida lo que les debe desde hace 10 meses.

Este viernes se han convertido formalmente en acreedores de Amper y amenazan incluso con instar el concurso de acreedores como último recurso. “Hay gente que salió de la empresa en enero y que antes le habían aplicado una regulación temporal, por lo que se ha quedado sin paro”, afirman los empleados afectados.

Retraso en las nóminas

Los afectados por el ERE que se han negado a renovar el pagaré aseguran que las deudas que arrastra la firma crecen como una bola de nieve y que la única respuesta de la dirección es prolongar los compromisos. También critican que los representantes sindicales de las distintas sociedades del grupo son poco combativos ante la difícil situación económica de la compañía.

De hecho, la compañía debe las nóminas de septiembre y octubre a la plantilla en activo. El comité de empresa de Amper Sistemas afirma que ya ha negociado con la dirección del grupo. Amenaza de nuevo en iniciar acciones legales para revertir la situación, aunque tienen las manos atadas hasta que no se incumpla el abono de tres nóminas.

No es la primera ocasión en que Espinosa de los Monteros llega al límite en sus relaciones laborales por incumplimientos económicos. La plantilla casi termina ante los juzgados en julio, aunque la dirección pudo revertir la situación en el último momento gracias a la entrada de capital de unos contratos ejecutados y pendientes de liquidar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad