El exconsejero delegado del grupo DIA, Ricardo Currás (d) a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid este martes donde se desarrolla el juicio que investiga las irregularidades contables detectadas en el seno de la empresa. EFE/Chema Moya

Suspendido el juicio de DIA

stop

Los problemas informáticos para la toma de declaraciones retrasan el proceso judicial hasta el próximo 8 de julio

C.R.

El exconsejero delegado del grupo DIA, Ricardo Currás (d) a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid este martes donde se desarrolla el juicio que investiga las irregularidades contables detectadas en el seno de la empresa. EFE/Chema Moya

Madrid, 02 de julio de 2020 (14:55 CET)

Toca esperar para escuchar todas las declaraciones de testitgos e imputados en el juicio de DIA. El juez de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, ha decidido retrasar el proceso judicial hasta el próximo 8 de julio ante los problemas que han aparecido esta mañana para tomar declaración.

Este jueves 2 de julio estaban citados a declarar Antonio Arnanz, director financiero del grupo, e Isabel Fernández de Córdoba, directora de auditoría interna. Fernández de Córdoba volvía a prestar declaración porque no finalizó su comparecencia, ayer, miércoles. 

También queda por recoger el testimonio de Carlos Peregrina, el socio del auditor KPMG. Peregrina comparecerá como querellado, pero no lo hará hasta que la justicia tenga la documentación solicitada sobre las comunicaciones cruzadas entre la auditora y ex consejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

La investigación sobre DIA persigue prácticas irregulares que se canalizaban a través de distintas maniobras. Una de ellas era la previsión de ingresos no justificados procedentes de negociación con proveedores; otra es la incorrecta contabilización de ingresos derivados de cargos, también a proveedores, de marca propia; la tercera práctica cuestionable es la eliminación no justificada de la provisión de facturas pendientes de recibir, y la última el pago de bonus y gratificaciones al personal, que tampoco fue provisionado.

​Leer más: así rastrea el juez la manipulación de las cuentas de Currás

Todas estas prácticas, que no solo se sospecha que se llevaron a cabo en España, sino también en Brasil, donde la compañía tiene su segundo mercado, habrían descuadrado las cuentas de la cadena de supermercados en más de 50 millones de euros.  

Las sospechas

Hasta el momento, ya han sido varios los ejecutivos de la cadena de supermercados que han dado su testimonio de lo que sucedió en la compañía durante los años previos al derrumbe. Así, ya han prestado declaración la exdirectora de compras, Susana Pagés; Antonio Arnanz y Amando Sánchez, hombres clave en el área financiera, y Juan Cubillo, responsable del área a nivel de grupo, y Luis Martínez, jefe de la misma sección para España.

Todos han señalado como máximo responsable a Currás. Afirman que era él quien llevaba la voz cantante a la hora de cuadrar las cuentas, quien pedía personalmente a los encargados que fueran más agresivos en las negociaciones con los proveedores y quien estaba al corriente de todo.

Se trata de un relato que viene recogido en el auto de imputación de la Audiencia Nacional del pasado mes de enero y también en el informe forense de EY, quien, a la postre, explicaba que el ex consejero delegado ocultó información cuando se le solicitó. 

Currás habla de fallos

El que fuera consejero delegado de DIA durante nueve años afirmó el pasado martes, después de varios años en silencio desde que fue cesado de la compañía, que no se cometieron irregularidades, sino errores de control interno.

Currás aprovechó para señalar a sus antiguos compañeros como hipotéticos responsables de estos fallos, según contaron fuentes judiciales. El ex consejero delegado de DIA llegó a la Audiencia Nacional con su abogado pero no quiso hacer declaraciones a los periodistas, aunque sí contestó a todas las preguntas que se le formularon, tanto de su abogado como de las partes personadas, el fiscal y el juez.

Las palabras de Currás esta semana sobre el auditor apuntaban a que KPMG sabía del uso de estas plantillas, puesto que se las entregaron cuando se les solicitó. El ex consejero delegado, no obstante, afirmó que su relación con Peregrina era muy escasa y apenas se reunía con él una vez al año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad