Torraspapel debe prescindir de la planta de Girona para mantenerse a flote

stop

Las pérdidas acumuladas y la caída de ingresos por los cambios legislativos en la cogeneración eléctrica llevan a la compañía al límite

30 de abril de 2014 (13:02 CET)

Torraspapel ha comunicado al comité de empresa del grupo que inicia el proceso de negociación para decidir el futuro de la planta de Girona, situada en el municipio de Sarrià de Ter. El cierre está sobre la mesa, según ha reconocido la papelera.

El centro de trabajo ocupa a 132 personas y durante el proceso de diálogo con los sindicatos se estudiarán las alternativas que existen para hacer viable la factoría. También se hablará de trasladar parte de la plantilla a otras fábricas del Estado.

Torraspapel es una de las principales industrias del sector en España. Da empleo a 1.797 personas y forma parte del grupo Lecta, cuya facturación anual alcanza los 1.600 millones de euros. Tiene otras cuatro plantas en el país situadas en Sant Joan les Fonts (Giorna), Almazán (Soria), Zaragoza y Motril (Granada). Los centros catalanes y aragoneses son los mejores posicionados para acoger a los trabajadores que salgan de Sarrià de Ter, informan fuentes de la compañía.

98 millones de pérdidas

El grupo justifica la medida por las pérdidas acumuladas. En los dos últimos años el agujero es de 98 millones de euros. Además, las previsiones del mercado son poco optimistas. La demanda de papel cae de forma permanente y no existen previsiones de recuperación ni a corto ni a medio plazo.

La planta de Sarrià de Ter es una de las que tiene unos costes de producción más elevados. “Afecta gravemente la viabilidad de Torraspapel y del grupo Lecta en España”, señala la compañía.

Varapalo eléctrico


Los malos resultados económicos del grupo se han visto agravados por la modificación de las reglas de juego del sector eléctrico. Los cambios en la cogeneración provocarán que Torraspapel deje de ingresar hasta cinco millones de euros anuales, indican los mismos interlocutores.

La dirección del grupo asegura que está comprometida en llegar a un pacto con los representantes de los trabajadores. Reiteran que intentarán aprobar un plan social para que el ajuste sea lo menos traumático posible.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad