Mapfre ha anunciado uno inversión de 35 millones para modernizar su torre de oficinas. / ED-Archivo

Ada Colau bloquea la venta de la torre Mapfre

stop

Mapfre intentó vender su emblemático edificio de Barcelona por más de 350 millones pero las restricciones urbanísticas dieron al traste con la operación

Xavier Alegret | Carles Huguet

Mapfre ha anunciado uno inversión de 35 millones para modernizar su torre de oficinas. / ED-Archivo

Barcelona, 27 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Mapfre puso hace unos meses el cartel de se vende a la torre que lleva su nombre, un famoso edificio que forma ya parte del skyline barcelonés y que configura, junto con el Hotel Arts, las particulares torres gemelas de la capital catalana. La compañía aseguradora pedía más de 350 millones de euros, según las fuentes consultadas, un precio que el mercado valoró como excesivo, por lo que la operación no prosperó.

Varias fuentes inmobiliarias explicaron a Economía Digital que la aseguradora ofreció la torre Mapfre a todo tipo de inversores y fondos. El precio echó para atrás a la mayoría, ya que no era posible hacer rentable la operación manteniendo el edificio con oficinas. La única manera de rentabilizar la inversión era transformarlo en hotel, un negocio en auge en Barcelona, pero la moratoria hotelera lo hacía también imposible… o casi.

Un inversor sí que lo intentó. Confiando en que, cuando terminara el año de moratoria, podría hacer un hotel, pactó la operación con Mapfre e incluso tenía ligada la entrada de Four Seasons para hacer un hotel de cinco estrellas. No obstante, a última hora terminó echándose para atrás.

La razón, que el ayuntamiento de Ada Colau encadenó la moratoria con un plan urbanístico que restringía enormemente la construcción de nuevos hoteles en el centro de Barcelona. Al ver que tendría que pelearse con el consistorio para intentar rentabilizar una inversión millonaria, se fue por donde había venido. Punto y final.

Un inversor proyectaba un Four Seasons en la torre Mapfre, pero el plan urbanístico lo impidió

Tras este fracaso, Mapfre tenía dos opciones: rebajar el precio o retirar la torre de la venta. Prefirió la segunda. La compañía optó por quedarse el edificio y reformarlo. Tiene  casi 25 años y está obsoleto, sobre todo si se compara con los nuevos edificios de oficinas en las zonas de moda en Barcelona, plaza Europa y [email protected] Con la modernización, podrá subir las rentas, por lo que será más rentable y, de paso, lo revalorizará para una posible futura venta como oficinas.

Fuentes de Mapfre aseguraron no tener constancia de que la torre hubiera estado a la venta pero admitieron que se están llevando a cabo trabajos de mejora en el edificio. En enero, la aseguradora anunció que invertirá al menos 25 millones de euros en la modernización del inmueble, proceso que ha adjudicado a CBRE.

La torre tiene una superficie de 45.000 metros cuadrados repartidos en 39 plantas. Inicialmente, Mapfre tenía allí sus oficinas, aunque se fue y actualmente alquila todo el espacio a terceros, aunque tiene una ocupación de sólo el 70%. Precisamente uno de los objetivos de la reforma es poder alquilar el resto del espacio.

Mapfre cerró 2016 con unos ingresos de 27.092 millones de euros, un 1,5% más que en 2015, y unas primas de 22.800 millones, un 2,2% más. La compañía obtuvo un beneficio de 775 millones de euros, un 9,4% más. La deuda total del grupo ascendía a 2.200 millones, 430 millones más que a cierre de 2015. La semana pasada, incrementó en 600 millones más su deuda, al culminar una emisión de bonos a diez años.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad