stop

Siemens Gamesa renueva su cúpula seis meses después de la fusión, con un balance de la mitad de su valor perdido por los problemas en los EEUU de Trump

Barcelona, 21 de octubre de 2017 (04:55 CET)

Siemens Gamesa remató este viernes una semana negra, que inició con un profit warning –una revisión a la baja de sus previsiones anuales–, que le hundieron el 6,3% en bolsa. El resto de semana transcurrió algo más tranquilo, pero el viernes volvió a caer el 4,3% después de que se filtrase que Iberdrola, segundo accionista de la compañía, pedía cambios en la cúpula. Los cambios se confirmaron tras el cierre del mercado, para enderezar una situación que se ha llevado la mitad del valor en seis meses, con especial incidencia de la política energética de Donald Trump.

La fusión de Gamesa y la filial de energía eólica de Siemens se cerró a mediados de abril. En estos seis meses, la acción de la compañía en el IBEX ha caído cerca del 50%, desde más de 22 euros cada una a 11,28 euros al cierre de este viernes. El descenso, que ha reducido el gigante de aerogeneradores a un valor en bolsa de 7.680 millones, tiene su causa en dos profit warnings en solo tres meses, que han hecho perder la confianza de los inversores.

Siemens Gamesa está teniendo problemas en sus principales mercados, lo que provoca que no haga más que reducir sus perspectivas. Hace una semana revisó el ebitda previsto para los primeros nueve meses del año de 900 a 790 millones de euros, y su margen del 8% al 7%. La causa aducida fue “las circunstancias actuales del mercado y la presión de precios”, que hizo caer el valor de sus activos en los Estados Unidos y Sudáfrica.

Donald Trump niega el cambio climático y apuesta por el carbón y el petróleo

Los EEUU son uno de los principales mercados de Siemens Gamesa, y en el país “hay un entorno cada vez más competitivo”. Uno de los factores que lo causan es la política energética de la administración Trump, nada sensible con el medio ambiente. De hecho, en sus presentaciones de resultados de este año, la compañía hispano-alemana ya apuntaba como un riesgo la intención de EEUU de abandonar los acuerdos de París contra el cambio climático, si bien destacaba el apoyo del resto de países.

Lo cierto es que las políticas energéticas –más anunciadas que ejecutadas– de Trump no ayudan a las empresas de renovables, al contrario. En marzo firmó una orden para derogar las políticas de la administración Obama contra el cambio climático, que Trump niega. Una de ellas era abandonar los acuerdos de París. El presidente estadounidense se ha comprometido con el carbón y el petróleo.

Siemens Gamesa se reestructura

Pese a esta apuesta, compañías españolas como Iberdrola o Acciona están invirtiendo en los EEUU. En cambio, Siemens Gamesa ha visto como el valor de sus activos en el país caía, lo que provocó que tuviera que revisar sus cifras por segunda vez en tres meses. Además de causar un desplome en bolsa el lunes, provocó también la protesta de Iberdrola el viernes, un segundo desplome y, finalmente, el cambio de directivos.

Siemens controla el grupo con el 59% de las acciones, mientras que Iberdrola tiene el 8%. El grupo que preside Ignacio Sánchez Galán, harto de la deriva de la compañía, pidió cambios: “No es posible anunciar dos profit warnings en tres meses sin consecuencias en la alta dirección”, dijeron fuentes del grupo a Reuters. Unas horas después, Siemens Gamesa anunció tres cambios en su cúpula: el director financiero, el director de la asesoría jurídica y el consejero delegado del negocio eólico marino. Con estas cabezas, Markus Tacke, consejero delegado del grupo, salvó la suya.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad