Un software acaba con la pesadilla de la corrección de exámenes

stop

Gexcat ofrece una solución para el procesamiento de exámenes en papel y se está implementando en cientos de centros en España y América.

Pagina web de Gexcat - Innocan

31 de octubre de 2014 (21:59 CET)

El infierno de los domingos entre papeles empieza a ser historia para cientos de profesores, también para los becarios de departamento y otros perfiles condenados a este tipo de papeleo. De la mano de un grupo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Informática de la Universidad de La Laguna primero, y ahora a través de la joven startup Innocan; el software Gexcat lleva apenas un año en el mercado ofreciendo una solución casi definitiva para creación, corrección y análisis de exámenes en papel. El programa, que aspira a revolucionar el quehacer de los maestros varios idiomas, les acerca por primera vez a la analítica de datos y está implementado ya en más de veinte universidades españolas y latinoamericanas.

En el origen de la iniciativa, la voluntad de un profesor, Alfonso Escolano, de mejorar su propia productividad. “Hace un tiempo conseguí subir los niveles de aprobado de una de mis asignaturas con controles periódicos. Aquello mejoró las notas pero me pasaba el día corrigiendo. Empecé a buscar una alternativa a la lectura óptica, un método caro que no teníamos en nuestra escuela. Fue entonces cuando contacté con Juan Portillo y empezamos el proyecto”, cuenta un Escolano que, ya jubilado y en mitad de la vorágine de presentaciones de Gexcat, disfruta definiéndose como “un joven innovador”.

Generar exámenes y analíticas

Junto al grupo de cuatro alumnos ahora socios de la compañía, Escolano y Portillo han conseguido lanzar un sistema de procesamiento que permite automatizar procesos a partir de una hoja DIN A4 y un escáner básico, algo mucho más ágil y económico que el “anticuado” lector óptico.

El funcionamiento es sencillo. El profesor genera un catálogo de preguntas y las inserta en una base de datos encriptada. Posteriormente, selecciona cuáles irán a examen. El programa genera las diversas combinaciones del mismo (fórmula casi infalible para evitar copias) y, una vez realizado y escaneado, procesa las respuestas. Los resultados, ordenados por alumno, pueden incluso enviarse vía mail y, lo verdaderamente revolucionario, arrojar estadísticas que permitan al maestro mejorar los procesos. El profesor sabrá qué cuestiones generan más problemática, que exámenes se aprueban más o cuáles tienen una mayor tasa de suspensos.

Una apuesta por los exámenes en papel

Gexcat es compatible con otras plataformas de e-learning como Moodle pero tiene su base diferencial en el offline, en la realización y corrección de exámenes físicos. “Siempre he pensado que el papel es una tecnología muy útil”, bromea Escolano.

La herramienta, si bien está orientada a las realización de pruebas tipo test, también permite el diseño de exámenes de desarrollo que, aunque no pueden ser corregidos automáticamente, sí desarrollados y mejorados con la herramienta. Los idiomas incorporados incluyen el castellano, catalán, gallego, euskera, inglés, portugués e italiano y se trabaja ahora para incorporar el quechua y el aimara.

Testeada en la propia Universidad de La Laguna, Gexcat ya se aplica ya en un gran número de centros universitarios y de secundaria entre los que están la Facultad de Enfermería de la Complutense de Madrid, la de Derecho de Barcelona o la escuela de negocios ESADE. En los últimos tiempos, además, se ha integrado en diversos centros de América como la Universidad de Buenos Aires o la Católica de Perú.

Otras aplicaciones de gestión de datos

Las posibilidades del software desarrollado por Escolano y su equipo pasan además por su aplicación en otros campos como las pruebas de evaluación de competencias, las oposiciones o las encuestas. Empresas como Software AG o diversas instituciones públicas se han interesado por esta joven startup de vocación pedagógica que está en conversaciones con el Ministerio de Educación de Ecuador para su posible implementación allí.

Gexcat mantiene precios asequibles -- licencia anual de 59 euros, o incluso, de 5 o 6 euros por profesor en el caso de implementarse en centros completos- y la vocación de mejora de una herramienta que ha venido a resolver un problema “detectado desde dentro”. No hay nada como la experiencia de domingos de correcciones para valorar las ventajas de un programa capaz de procesar 1800 exámenes en apenas una hora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad