Las pérdidas de Unipost duplicaron las del año pasado en los primeros ocho meses de 2017. ED/archivo

La plantilla de Unipost convoca huelgas para cobrar al día

stop

Unipost, propiedad de la familia Raventós, fracciona la nómina a sus trabajadores pese a las sentencias en contra

Barcelona, 14 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Los trabajadores de Unipost irán a la huelga. La plantilla del grupo postal privado lleva meses cobrando la nómina tarde, y de forma fraccionada, ante lo que ha decidido responder con una huelga que los sindicatos quieren que dure tanto como duren los retrasos.

Los paros están convocados a partir de este jueves 16 de marzo y de forma indefinida hasta que se normalice la situación. Se han convocado el 16 porque un día antes, el 15, es el día en el que Unipost se ha comprometido a pagar el 50% pendiente de la nómina de febrero. La primera parte la pagó el 6 de marzo.

La compañía postal de la familia Raventós, que atraviesa una crisis de tesorería, empezó a aplicar estos fraccionamientos en los pagos sin acuerdo con los sindicatos CCOO, UGT, CGT y USO. Por ello, el comité de empresa de Unipost recurrió a la Comisión de Convenios, que le dio la razón. Pese a ello, la compañía no normalizó el pago de los salarios, por lo que finalmente la plantilla ha optado por la huelga.

La compañía de los Raventós empezó a fraccionar las nóminas sin acuerdo con los trabajadores

Si la empresa paga el 50% de la nómina el día 15, como ha prometido, la huelga puede verse minimizada, pero los sindicatos no la desconvocarán sino que la mantendrán de forma indefinida para dar cobertura a los trabajadores que quieran hacer huelga total o paros parciales.

Desde los sindicatos han acusado a Unipost de intentar dividir a la plantilla, ya que no pagan las nóminas a todos el mismo día. Con esta modalidad de huelga, los sindicatos quieren mantener unidos a los trabajadores. Además, al ser indefinida, estarán preparados para hacerla en abril si siguen cobrando a destiempo.

Las pagas extra, otro problema para Unipost

El grupo postal que dirige Pablo Raventós vive una situación complicada. Los malos resultados se acumulan y su tesorería está más que tensionada, como muestran los retrasos en los pagos de las nóminas y las pagas extra.

Precisamente las extra son otra batalla que han librado con los sindicatos y que han perdido. La Audiencia Nacional dio la razón a las denuncias del comité de empresa y dictaminó el pago del 50% pendiente de la extra de verano y el 100% de la extra de Navidad del año pasado.

El grupo postal privado necesita más de 3 millones para ponerse al día con las extra

Para ganar tiempo y buscar una solución, Unipost recurrió esta sentencia al Tribunal Supremo. Necesita más de 3 millones de euros para hacer frente a dichas pagas, por lo que, si el Supremo ratifica la sentencia de la Audiencia, la compañía puede verse entre la espada y la pared.

Sin duda puede ayudar el contrato conseguido en Madrid. A pesar de ser una pequeña parte de las adjudicaciones postales del Ayuntamiento de Manuela Carmena, es un contrato de 2,8 millones para el correo ordinario que va a dar oxígeno a Unipost.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad