Unipost culpa a Correos del impago de sus nóminas

stop

La compañía de los Raventós denuncia a la empresa pública ante la CNMC por romper el contrato de franqueo

Sede de Unipost en Barcelona

Barcelona, 24 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Unipost no logra salir del bache. Con una situación de liquidez más que comprometida, en octubre consiguió un crédito de la Generalitat, a través de Avançsa, para pagar los atrasos a los trabajadores y tirar para adelante. Pero la alegría duró poco. La empresa de los Raventós vuelve a negociar retrasos en las nóminas, y culpa ahora a Correos.

El grupo postal privado dirigido por Pablo Raventós abrió la semana pasada negociaciones con el comité de empresa para llevar a cabo la inaplicación del convenio colectivo. Es decir, para incumplir los pagos de las nóminas. Unipost había acumulado retrasos durante el año, pero tras conseguir el crédito de Avançsa, se comprometió a ponerse al día con la plantilla en noviembre, tanto en las mensualidades como en la extra de verano, que troceó.

No obstante, sólo un mes después, convocó a los representantes de los trabajadores para proponer más retrasos. El argumento dado por la dirección a los sindicatos UGT, CCOOUSO y CGT fue un conflicto con Correos, que tras no poder resolverlo mediante la negociación, Unipost denunció a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).
 
Denuncia a la CNMC

Ambas compañías se han enzarzado en más de una ocasión. Sin ir más lejos, en 2014 la CNMC multó a Correos por su política de precios a raíz de una denuncia de Unipost, aunque en 2015 rectificó y la retiró. Esta vez el conflicto es por el franqueo, según explicaron fuentes sindicales.

En las zonas en las que Unipost no tiene presencia directa, tiene que subcontratar el servicio a Correos. Hasta junio, la compañía privada gozaba de condiciones preferentes, como un descuento y la posibilidad de pagar en tres meses. Esta relación terminó cuando la empresa pública decidió quitar las ventajas a su competidor por supuestos impagos.

Los Raventós intentaron resolver este tema con la negociación directa con Correos, pero las conversaciones no llegaron a buen puerto, ante lo cual Unipost decidió denunciar a la empresa pública ante la CNMC. El grupo de los Raventós evitó comentar el conflicto, aunque admitió que ha dejado el caso en manos de la CNMC. Desde Correos afirman no tener constancia de la denuncia.

La pérdida de los privilegios como cliente preferente de Correos supone un auténtico varapalo para las delicadas arcas de Unipost. No sólo por no poder contar con los descuentos, sino, sobre todo, por las condiciones de pago. La empresa privada cobra a sus clientes a tres meses, pero tiene que pagar el franqueo a Correos al día, lo que tensiona todavía más su tesorería.

Negociaciones con la plantilla

Ante esta situación, la compañía reabrió negociaciones con los sindicatos para volver a aplazar pagas extras. Queda pendiente el 60% de la de verano, que debía liquidarse antes de fin de año. La intención de Unipost es posponer el pago de ésta, y el de la extra de Navidad, a enero de 2018.

Además, la compañía dirigida por Pablo Raventós quiere fraccionar las nóminas, pagando la mitad el día 5 de cada mes y la otra mitad el día 15, según denunciaron los sindicatos. Este jueves, la dirección y el comité de empresa tienen otra reunión para acordar el calendario de pagos.

El comité de empresa es contrario a esta propuesta, y denuncia que "los trabajadores están financiando a la empresa". No obstante, es consciente de que su fuerza es limitada, ya que la última reforma laboral permite el descuelgue salarial unilateral. Por ello, no descartan volver a las huelgas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad