Unipost paga las nóminas con dinero de la Generalitat

stop

Avançsa concede un préstamo a la empresa de los Raventós ante la negativa de la banca. La compañía espera ponerse al día con la plantilla en tres meses

Unipost llega a un acuerdo para el franqueo y reparto con Correos

Barcelona, 04 de octubre de 2016 (01:00 CET)

Unipost es la patata caliente de los Raventós. La familia sigue estudiando la venta del grupo postal privado, pero mientras tanto, tiene que tirar para adelante y pagar las nóminas, algo que hasta ahora le ha costado. Sin embargo, la empresa espera ponerse al día con la plantilla en tres meses, y lo hará con la ayuda de la Generalitat.

La empresa pública Avançsa ha concedido a Unipost un préstamo participativo, de entre tres y cuatro millones de euros, según explicaron a Economía Digital fuentes cercanas a la compañía y ha confirmado la consejería de Empresa de la Generalitat, aunque no ha precisado la cantidad ni la duración del crédito. La empresa no ha hecho comentarios.

Se trata del primer préstamo del ejecutivo catalán a la empresa de los Raventós, que hasta ahora habían tirado hacia adelante con crédito bancario. Sin embargo, esta vez la familia, propietaria también de Codorníu, ha tenido que recurrir al sector publica ante la negativa de los bancos a prestar más dinero a Unipost.

Desde la consejería de Empresa han remarcado que si se ha concedido el préstamo ha sido porque considera que la empresa cumple las condiciones para devolverlo y ha presentado todos los avales.

Deuda de 20 millones con la banca  

La compañía arrastra problemas de tesorería, que la han llevado a retrasarse con las nóminas y a partir la paga extra de verano, y está aplicando un expediente de regulación de empleo (ERE) de reducción de jornada en Madrid. Por ello, la banca no ha visto claro darle más crédito.  

Unipost tiene un pasivo bancario cercano a los 20 millones de euros, entre deuda financiera, circulante y avales. Tres entidades, Bankia, Bankinter y Santander, concentran tres cuartas partes de la deuda de la empresa con las entidades financieras.  

La inyección de la Generalitat es oxígeno para la empresa que dirige Pablo Raventós. Como explicó este medio, su situación es tan delicada que, desde hace algunos meses, Unipost está abonando las nóminas con retraso y, decidió trocear la extra en diez veces.    

Calendario de pagos

Según han avanzado fuentes sindicales a Economía Digital, la dirección de Unipost ha entregado al comité de empresa un calendario para ponerse al día con la plantilla en tres meses. Como muy tarde en noviembre, la empresa espera empezar a pagar puntualmente los sueldos, y abonará el 80% pendiente de la extra de verano en tres meses: un 20% en octubre, un 20% en noviembre y un 40% en diciembre, cuando también tendrá que asumir la extra de Navidad.  

Así, la empresa postal iniciará 2017 prácticamente limpia de deudas con la plantilla. Lo único que le quedará son unas pequeñas cantidades, de algo más de 100 euros por trabajador, pendientes desde 2014. Se trata de una rebaja salarial que Unipost firmó a finales de febrero de 2014 y que aplicó retroactivamente. El Supremo dio la razón a los trabajadores y dictó que debía devolver lo recortado con anterioridad al pacto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad