Iberdrola desencadena las mayores pérdidas de Unipost

stop

El grupo postal de la familia Raventós romperá este año la mejora de resultados de 2015 tras perder uno de sus principales contratos

Unipost llega a un acuerdo para el franqueo y reparto con Correos

Barcelona, 08 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Los problemas que vive Unipost están poniendo en riesgo su viabilidad. De momento, han abortado su vuelta a beneficios. El grupo postal privado no sólo no conseguirá este año su objetivo de dejar atrás los números rojos sino que romperá la tendencia de mejora del año pasado y duplicará pérdidas. La causa, el adiós de un cliente muy importante: Iberdrola.

La compañía propiedad de la familia Raventós cerró 2015 con una mejora de los resultados, que la encaraban hacia un 2016 con los números negros en el horizonte: incrementó su facturación un 20%, hasta los 93,9 millones, y redujo sus pérdidas a menos de la mitad, de más de 5 millones de euros en 2014 a 2,2 millones, según los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital.  

Se alarga el bache  

La recuperación del último ejercicio cerrado tenía un nombre propio, el de la compañía energética Iberdrola. Conseguir su contrato dio aire a las maltrechas arcas de Unipost, que llevaba cuatro ejercicios en pérdidas, en los que ha tenido que hacer ajustes de empleo y salario.  

Esta mala evolución también se tradujo a nivel accionarial, con la salida de DHL a principios de 2015, que tenía un 37% del capital. La compañía catalana se alió con el grupo alemán en 2006 con la intención de dar el salto a 200 países, internacionalización que, con la crisis, se diluyó. Tras esta salida se reavivaron los rumores de venta de Unipost, pero su director general, Pablo Raventós, lo desmintió.  

Servicio deficiente  

Por todo ello, en este mar revuelto, conseguir un contrato importante como el de Iberdrola fue un gran alivio para Unipost, pero la alegría no duró mucho. En febrero de este año, el grupo postal perdió el cliente, lo que dio al traste con su recuperación. El motivo, según han explicado fuentes de la plantilla, es que no podía ofrecerle un servicio completo a nivel territorial, ya que hay lugares de España a los que no llega y tiene que subcontratar a Correos, su gran rival.
 
La pérdida de este contrato provocará que Unipost cierre 2016 con unas cifras similares a las de 2014, según ha explicado la compañía a los representantes de los trabajadores. En el primer semestre, las pérdidas ya eran de cerca de dos millones de euros, y para todo el ejercicio superarán los cuatro millones.

Sin solución para la plantilla  

La mala situación del grupo ha provocado retrasos en el pago de las nóminas de su plantilla y el troceo de sus pagas extras, como explicó Economía Digital. Estos problemas debían solucionarse con la concesión de un crédito de la Generalitat de Catalunya, a través de Avançsa, pero la compañía sigue sin poder cumplir con sus compromisos con la plantilla.

La empresa había anunciado al comité de empresa que a partir de noviembre, pagaría puntualmente la nómina y que, entre octubre y diciembre, abonaría lo que queda de la extra de verano. Sin embargo, sólo ha pagado un 50% del último sueldo y ya ha avanzado que la paga de verano no se podrá liquidar antes del 31 de enero. Además, la paga de Navidad está en el aire.

Recibido el crédito de la Generalitat, ahora el problema es el conflicto que Unipost mantiene con Correos por el pago del franqueo, según argumenta ante la plantilla. La empresa pública obliga al grupo de los Raventós a adelantar el pago de dicho servicio, lo que merma la ya delicada tesorería de la compañía privada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad