Una imagen del Camp Nou, el estadio del FC Barcelona. / Wikimedia

Vía libre para el nuevo estadio del Barça

stop

Goldman Sachs ofrece al club un crédito de 600 millones para financiar las obras del Espai Barça

Madrid, 05 de agosto de 2019 (10:05 CET)

El Fútbol Club Barcelona ultima la puesta en marcha de las obras de su nuevo estadio. El club había retrasado las obras del conocido como Espai Barça, a la espera de una inversión que al fin ha llegado. El banco estadounidense Goldman Sachs ha propuesto al club azulgrana hacerse cargo de la totalidad de la financiación a cambio de ingresos futuros, con un crédito de 600 millones de euros.

Según la información que adelanta este lunes El Confidencial, el Fútbol Club Barcelona ya dispone del dinero necesario para levantar su nuevo estadio sobre los cimientos del actual Camp Nou. La propuesta de Goldman Sachs, que ha invitado a participar en el préstamo a bancos como Santander, CaixaBank y Banco Sabadell, soluciona el problema derivado del retraso en las vías de financiación.

El banco estadounidense ha propuesto al club azulgrana hacerse cargo de la totalidad de la inversión a cambio de ingresos futuros. Goldman Sachs ha presentado un estudio al Barça según el cual la entidad azulgrana podría ingr​esar hasta 700 millones de euros una vez esté concluida la remodelación, 300 más de los previstos en el primer presupuesto, por lo que el banco ha decidido proponer hacerse cargo totalmente de la financiación.

Una proyecto con años de retraso

La reforma del estadio del conjunto azulgrana tenía fijado el verano de 2017 como fecha de inicio de las obras, pero la búsqueda de financiación había retrasado la puesta en marcha de un proyecto cuya estimación inicial rondaba los 630 millones de euros.

El Espai Barça, cuyo coste ascendía inicialmente a 600 millones y que puede elevarse hasta los 700 millones, se iba a financiar por tres vías. Primero, con un préstamo bancario tradicional de 200 millones. Segundo, con la venta del nombre del estadio (‘title rights’), que iba a aportar otros 200 millones. Y, por último, con los ingresos futuros de los nuevos espacios comerciales, por los 200 restantes. Pero el club presidido por Josep Maria Bartomeu, que hace ya dos años anunció tener un acuerdo con una empresa de tecnología para rebautizar el Camp Nou, no ha terminado de cerrar ese contrato.

Ahora, con los 600 millones que el Barça está estudiando aceptar —la junta directiva no ha tomado todavía ninguna medida oficial—  el club pretende tener avanzadas las obras para 2021. La remodelación lleva un retraso considerable, ya que fue diseñada en 2014 y se adjudicó al encargado de su reforma, Nikken Sekkei, en 2016. Los retrasos en las autorizaciones municipales y la financiación apresuran la toma de decisión en cuanto a la oferta de Goldman Sachs, por lo que se tomará una decisión definitiva en las próximas semanas con el objetivo de llevar la estructura final del proyecto. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad