Vueling, única aerolínea del sur de Europa que ganará dinero

stop

AVIACIÓN

Avión de la compañía Vueling

16 de octubre de 2012 (23:31 CET)

Vueling volverá a tener beneficios este año y será el cuarto consecutivo. La aerolínea presidida por Josep Piqué repetirá el mismo esquema de 2011. Tras unos primeros meses de incertidumbre --cerró el primer semestre de 2012 con 8,8 millones de euros en pérdidas--, la cuenta de resultados remontará el vuelo hasta la zona de ganancias. Así lo ha adelantado el propio Piqué --sin desvelar la cantidad-- en un acto público de la compañía con Artur Mas como invitado principal. Se trata de la primera vez que la Generalitat muestra su apoyo a la participada de Iberia (46%), que hasta ahora había recibido un trato secundario del gobierno catalán.

La cúpula de la aerolínea --fundada en 2004 por el dueño de Planeta, José Manuel Lara-- se ha rodeado este martes de la oligarquía barcelonesa para presentar los nuevos destinos desde la ciudad y su nueva filosofía empresarial, que pasa por un cambio de imagen y de concepto así como la inclusión de más servicios con el pasajero de negocios en el centro de la estrategia. En este acto y ante el presidente de la Generalitat, Piqué ha asegurado que "somos la única aerolínea del sur de Europa que ganará dinero".

Cambio de filosofía

Pero Vueling no ha presumido de números, al menos de resultados, sino de su nuevo plan de crecimiento que implica potenciar el Aeropuerto de Barcelona como una de las infraestructuras mejor conectadas de Europa con vuelos directos a destinos de menos de 4.000 kilómetros. El consejero delegado, Alex Cruz, ha anunciado que la oferta se ampliará en 28 servicios, por lo que serán 100 las ciudades alcanzables desde El Prat.

La aerolínea se dotará de una fuerte estructura de corto y medio radio y contratará a 500 profesionales más en la capital catalana. Entre los nuevos destinos que se empezarán a ofrecer en marzo destacan Londres, Frankfurt y Dusseldorf. Ello se completará con la creación de la nueva clase business, la Excellence, y con la llegada de nuevos aviones con más espacio para los pasajeros y wifi a bordo.

Reproches a Iberia

Mas tuvo que reconocer al público, entre quienes había representantes de Boeing, Airbus y Bombardier –las empresas que esperan vender la nueva flota— que “Vueling debe ocupar el papel de la compañía aérea que necesita este país”. Sin embargo, hubo tiempo para los reproches a Iberia. "Aquí también tenemos una compañía muy tradicional que poco a poco ha ido abandonando Barcelona", recordó el presidente catalán en referencia a los vuelos a Brasil y Estados Unidos que Iberia ha eliminado desde El Prat.

Los ausentes

La bendición de la Generalitat al programa cerró la puesta de largo de la presentación de la nueva temporada de vuelos. Mas actuó como si Spanair nunca hubiera existido y fue, prácticamente, el único máximo representante de las instituciones públicas que invirtieron en la empresa dirigida por Ferran Soriano que aceptó la invitación de los de Piqué.

Turisme de Barcelona o Fira de Barcelona estaban convocadas aunque los primeros espadas, como Joan Gaspart, no acudieron. El ayuntamiento de la ciudad mandó representación de segundo nivel. El alcalde Xavier Trias, que vehiculó préstamos a favor de Spanair tampoco presenció el acto. El presidente de la Cambra, Miquel Valls, sí arropó a Vueling. El Conseller de Territori, Lluís Recoder, completó la comitiva oficial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad