Zeltia blinda el éxito del cancerígeno Yondelis

stop

Busca absorber PharmaMar ante las previsibles ofertas de compra de esta filial tras el registro del fármaco en Estados Unidos

José María Fernández de Sousa, en el centro, en el 75 aniversario de Zeltia

Madrid, 04 de diciembre de 2014 (00:15 CET)

Cara y cruz para los mal avenidos hermanos Fernández Sousa-Faro, herederos del imperio que les legó su padre, con Pescanova y Zeltia como las dos empresas estrella. Mientras José Manuel ha visto cómo la sociedad piscícola ha acabado controlada por los bancos tras el convenio de acreedores resultante del concurso, a José María los negocios del grupo biofarmacéutico le van viento en popa.

La última maniobra de Zeltia ha sido anunciar el inicio del proceso para la fusión por absorción de su filial PharmaMar. La medida se toma justo una semana después de que Janssen Research & Development –socio de PharmaMar en Estados Unidos– solicitara el registro del medicamento anticancerígeno Yondelis ante la Food And Drug Administración (FDA), la agencia del medicamento estadounidense, para su comercialización en el tratamiento de pacientes con sarcoma de tejidos blandos avanzado.

Poner PharmaMar a cubierto

Si, como es previsible por los satisfactorios ensayos clínicos realizados, la solicitud se acepta, las expectativas de negocio que se abren resultan evidentes por los miles de personas afectadas por estos tumores malignos más que podrán ser tratadas con Yondelis. Y a nadie se le escapa --a Fernández Sousa, al que menos-- que las ofertas de compra por Pharma Mar podrían surgir de inmediato.

De ahí el blindaje que busca Zeltia. Certificada la absorción, los interesados ya no podrán optar solo a quedarse con la filial, tendrán que ofertar por Zeltia, convertido en líder mundial en el desarrollo de fármacos de origen marino aplicados a la oncología.

Segunda fase, cotizar en Wall Street

Tras la absorción, la segunda fase de esta reorganización de Zeltia pasaría por acometer posibles operaciones corporativas que pudieran plantearse, entre ellas la de cotizar el mercado bursátil de Wall Street.

Desde que en 2007 la Comisión Europea autorizara su comercialización –primero, para tratar el sarcoma de tejidos blandos, y después en el cáncer de ovario–, Yondelis se ha convertido en el producto estrella del Grupo Zeltia. El fármaco reporta la mitad de sus ingresos gracias a su venta en más de 70 países.

Yondelis, record de ventas en 2014

Si se confirma la evolución de los datos registrados hasta el cierre del primer trimestre, el cancerígeno batirá en 2014 el record de ventas anuales registrado en 2011, cuando aportó más de 74 millones de euros a la cifra de de negocios.

Serán casi 80 millones los que Zeltia facture por la venta de Yondelis al término del presente ejercicio. Cifras que crecerían de manera exponencial si la FDA autoriza su comercialización en Estados Unidos.

EEUU, 45% del mercado oncológico

Los antecedentes demuestran que cuando un producto para cáncer se ha aprobado en Europa y años después lo hace en Estados Unidos, el impacto sobre las ventas oscila entre un 20% y un 40%, al representar este país el 45% del mercado oncológico mundial. Hablamos, pues, de que Zeltia podría llegar a superar los 100 millones de ingresos anuales por Yondelis desde los apenas 80 actuales.

Mientras se decide si se vende o no en Estados Unidos, más del 90% de la factura de Yondelis se produce en el mercado exterior. La cuarta parte del total en Alemania, después Francia e Italia, que preceden a España y el resto se divide entre Inglaterra, Bélgica o los países nórdicos.

PharmaMar, desde Colmenar Viejo

Desde su sede central, en la localidad madrileña de Colmenar Viejo, PharmaMar desarrolla y comercializa el fármaco en Europa, mientras que Janssen Products tiene los derechos para su desarrollo y venta en el resto del mundo, excepción hecha de Japón donde PharmaMar otorgó una licencia exclusiva a la compañía Taiho Pharmaceuticals.

Aunque Yondelis es hoy el fármaco que acapara todas miradas, el grupo presidido por José María Fernández Sousa –en el que Sandra Ortega ha mantenido el 5% del capital heredado tras la muerte de su madre, Rosalía Mera– confía en que los positivos resultados experimentales logrados por otros fármacos, como el Aplidin o el PM01183, en tumores en los que Yondelis no ha llegado, acaben siendo comercializados a gran escala tras el reconocimiento de las autoridades sanitarias a uno y otro lado del Atlántico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad