Alquiler Seguro avisa sobre la caída en vivienda pública en los últimos años

La aseguradora pide impulsar esta tipología de viviendas para satisfacer la demanda y encontrar precios más estables

Una promoción de viviendas en Bilbao en septiembre de 2022. EFE/Luis Tejido

Una promoción de viviendas en Bilbao en septiembre de 2022. EFE/Luis Tejido

La aseguradora Alquiler Seguro advierte de que la oferta de vivienda pública en alquiler se ha reducido un 90% en España en los últimos doce años y pide impulsar esta tipología de viviendas para satisfacer la demanda y encontrar precios más estables.

La aseguradora considera que los proyectos de vivienda pública son una tarea pendiente en todo el territorio nacional y ha constatado que, en Madrid, de las 31.114 promociones de vivienda protegida, solo 6.022 se destinan al alquiler, un 0,44% sobre el total del parque inmobiliario. Aún son menos en Barcelona, donde de las 8.311 viviendas públicas protegidas construidas, 1.318 son para alquiler, un 0,17%. En Sevilla son el 0,55% y Valencia, el 0,28%.

Legislación que perjudica el mercado del alquiler

Según Alquiler Seguro, la construcción de vivienda para alquiler público «está siendo abandonada en favor de intervenciones directas sobre el mercado». En concreto, se refiere a que los planes de construcción de vivienda pública para alquiler previstos hasta 2025 no llegan al 1% sobre el total de los inmuebles, mientras sí se está aprobando legislación para retirar viviendas del mercado de alquiler.

«Estas intervenciones restrictivas están reduciendo la oferta e incrementando los precios», afirma, y detalla que el tercer trimestre de 2022, la oferta ha disminuido en general un 23% respecto al mismo periodo del año anterior, sobre todo en Barcelona, donde el descenso ha llegado al 54% «debido a que la Ley de vivienda ha generado inseguridad jurídica que causa la retirada de viviendas del mercado de alquiler».

Antonio Carroza, presidente de Alquiler Seguro, declara que «no solo se debe apostar firmemente por la vivienda pública en alquiler, sino que la gestión también debe ser dinámica y eficaz». En esta línea, ha afirmado que el número de viviendas disponibles en los principales núcleos urbanos está «muy por debajo de las necesidades de su población, dando lugar a unas rentas en máximos históricos».

Por último, la compañía también considera «pésima» la gestión de la vivienda pública en Madrid, señalando los «casi 1.000 inmuebles vacíos y los 2.300 que se encuentran ocupados ilegalmente en este momento».