Calviño defiende el pago por uso de carreteras: “Es el modelo europeo y el más justo”

Insta a aumentar la inversión pública para poder mantener "hospitales, colegios ni carreteras", en riesgo tras la caída de los últimos años

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. EFE/ Emilio Naranjo

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. EFE/ Emilio Naranjo

El Gobierno remitió el pasado viernes a Bruselas el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con las reformas e inversiones que acometerá para poder recibir los 140.000 millones de euros de fondos europeos hasta 2026, si bien no fue hasta ayer, miércoles, cuando se conoció al completo y se hizo pública la intención del Ejecutivo de fijar peajes en todas las carreteras desde 2024. 

La vicepresidenta segunda ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha salido este jueves al paso de la polémica generada por la medida, ante las críticas sobre todo del diputado del PP, Miguel Ángel Castellón, durante su comparecencia ante la Comisión del ramo en el Congreso de los Diputados para explicar la actualización de las previsiones macroeconómicas y el Programa de Estabilidad. 

Calviño ha defendido el pago por el uso de autopistas y autovías por ser  ”el modelo europeo y el más justo desde el punto de vista de la distribución territorial” y ha recordado que durante “algunos años” bajo el Gobierno del PP no se gastó desde el sector público lo suficiente como para mantener las autopistas del país. 

Pese a ello, Calviño no ha explicado porqué hasta ahora el Gobierno y su ministro de Transportes, José Luis Ábalos, han optado por la vía contraria, la supresión de los peajes y que el gasto corra a cargo de los presupuestos del Estado.

Ve “razonable” que también paguen los vehículos de fuera

En este sentido, ha indicado que debido a la falta de inversión pública se han ido deteriorando “progresivamente” las carreteras, por lo que considera que hay que aumentar la inversión pública en infraestructuras con el fin de sufragar el coste del mantenimiento de las carreteras. 

Para ello, ha dicho, hay que encontrar vías de financiación, que pasan por que paguen “todos los contribuyentes españoles o que paguen solo algunos usuarios”, vía que ha recordado que ya había con el régimen de los peajes de autopistas que han generado “enormes desigualdades”. 

“Parece razonable que también paguen los 100.000 vehículos que entran cada día en nuestros país, que la mitad son extranjeros, alineándonos con el modelo europeo de pago por uso”, ha enfatizado, insistiendo en la necesidad de plantear un sistema “mucho más eficiente” para poder mantener las autopistas, de forma que sea “igual que el resto de infraestructuras” y se alinee con el modelo europeo. 

Falta de inversión 

En su intervención, Calviño ha avisado de la caída de la inversión bruta total experimentada tras la pasada crisis financiera, pasando del entorno del 5% del PIB a menos de la mitad, un “desplome gravísimo, sin parangón con los países del entorno y que no se ha recuperado en los últimos años de crecimiento económico”.  

De mantenerse los niveles actuales, ha avisado, no se alcanzarán siquiera los niveles necesarios para la reposición del stock instalado. “No tendremos capacidad para mantener nuestros hospitales, nuestros colegios, nuestras carreteras o nuestros aeropuertos”, ha afirmado. 

Por ello, ha urgido a implementar el plan “masivo” de inversiones y reformas que pueda elevar la ratio de inversión pública sobre PIB al entorno del 4%, y ha afeado al diputado del PP sus críticas por la medida del Gobierno incorporada en el Plan de Recuperación y ha remarcado que “no vale querer alinearse solo para algunas cosas” con Europa. 

Arremete contra el PP y defiende subir impuestos pero no ahora

En su intervención, Calviño ha aprovechado para arremeter contra el PP al considerar que “su única receta económica es bajar impuestos”, al tiempo que le ha recordado que el mandato ‘popular’ dejó un nivel de déficit por encima de las recomendaciones sobre el procedimiento de déficit excesivo, una deuda que no había bajado pese a los años de crecimiento y unos niveles de desigualdad y precariedad “sin parangón” que situaron a España “a la cola” en indicadores de pobreza infantil. “Nos deberían de avergonzar”, ha añadido. 

Frente a las críticas del diputado del PP, Vox o Cs por la subida de impuestos, Calviño ha defendido la revisión del sistema tributario “en profundidad”, incluyendo las bonificaciones y teniendo en cuenta las recomendaciones de los expertos y “todas las posibilidades”, de forma que “algunas serán de subir y otras de bajar”. 

“Esto es lo que se prevé en el Plan de Recuperación y es la prioridad que tiene que tener un Gobierno responsable”, ha añadido, tras reiterar que “claramente” el Ejecutivo ha dejado claro, obstante, que “este no es el momento de aumentar los impuestos”. Según Calviño, ahora la prioridad es impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo, por lo que ha defendido la hoja de ruta impositiva “coherente” del Gobierno 

El documento completo del Plan de Recuperación publicado el miércoles recoge una batería de subidas de impuestos, como a la riqueza (Patrimonio, Sucesiones o Donaciones), un tipo mínimo del 15% a Sociedades o la revisión de 15 beneficios fiscales, como el de los planes de pensiones privados en el marco de la revisión que abordar un grupo de expertos para la reforma fiscal que entrará en vigor en 2023. También contempla en paralelo el aumento de las bases máximas de cotización y la fijación con anterioridad de nuevos impuestos ‘verdes’ (plásticos, residuos, gases fluorados y su incineración) y la revisión de impuestos de matriculación y circulación, así como del transporte aéreo y el alza del diésel. 

De cualquier forma, Calviño ha apostillado que el debate de la fiscalidad es “global”, en un contexto en el que desde la Administración de Biden en EUU y el FMI proponen una imposición mínima a escala internacional para Sociedades y el FMI aboga por un crecimiento sostenible e inclusivo para reducir la desigualdad. 

Por ello, ha aconsejado ser “lúcidos” con las recomendaciones de organismos internacionales a España, que al final “van a ser las mismas sea cual sea el Gobierno”. 

73.300 millones de ayudas públicas entre 2020 y 2021

Por otra parte, ha informado de que el gasto público asociado a la respuesta frente a la pandemia en el año 2020, según el cierre de las cuentas públicas del pasado ejercicio, rozó los 45.000 millones de euros, el 4% del PIB. Sólo las ayudas a empresas, trabajadores y autónomos superaron los 29.300 millones de euros.

De esta forma, añadiendo las medidas previstas para 2021, el gasto público total en ayudas directas se eleva a más de 73.300 millones de euros, un 6,4% del PIB, a los que habría que añadir los 158.000 millones de euros en financiación, en liquidez, movilizada a través de garantías, avales y moratorias fiscales o con el pago de la Seguridad Social.

La vicepresidenta ha destacado que las medidas han permitido el desacoplamiento entre la caída del PIB y la tasa de paro, que cerró 2020 en el 15,5% de la población activa en 2020