El euríbor volverá a abaratar las hipotecas con un nuevo mínimo histórico

Los bajos tipos de interés fijados por el BCE y la ausencia de inflación provocarán un nuevo descenso

El euríbor, el indicador más utilizado en España para calcular las cuotas de las hipotecas, volverá a descender en septiembre, lo que se traducirá con casi total seguridad en una rebaja en el pago mensual de muchos hipotecados en España.

De este modo, el euríbor anotará cuatro meses a la baja y marcará un nuevo mínimo histórico (-0,41%). Será el segundo consecutivo, tras el dato de final de verano. 

Los datos deben confirmarse por el Banco de España, pero hasta el momento el euríbor se sitúa en el -0,409%, una cifra que está por debajo del -0,359 % registrado en agosto, que ya fue la cota más baja de la historia.

¿Abaratará las hipotecas seguro?

Pero hay que estar pendiente de cuánto cayó en septiembre del pasado año para saber si este descenso va a beneficiar a los hipotecados. 

Sucedió ya en agosto. Muchos hipotecados no pudieron beneficiarse del mínimo histórico porque apenas influyó la caída. El motivo: el índice ya cerró en niveles similares en agosto del 2019 (-0,356% frente a -0,359%).

Y es que la gran mayoría de los préstamos tienen revisión anual. Dicho de otro modo, se revisan cada año el mismo mes con referencia al cierre del índice del mes anterior.

También hay que tener en cuenta qué tipo de hipoteca se ha firmado. La Asociación Hipotecaria Española (AHE) informó en verano que un 45% de las nuevas contrataciones en 2020 han sido hipotecas a tipo fijo, una tendencia que se intensifica al alza desde finales del año pasado. El organismo explicó que este fenómeno se debe a que estos préstamos tienen “unas ofertas muy competitivas”.

Los motivos de la caída

Para encontrar los motivos de la caída hay que observar dos indicadores, según Víctor Peiró, de GVC Gaesco. Uno de ellos está en la política del Banco Central Europeo (BCE) y el mantenimiento de los bajos tipos de interés.

El otro es la ausencia de inflación, es decir, el no aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios. 

Aunque la caída del euríbor beneficia a las personas que tienen contratada una hipoteca, la existencia de tipos de interés muy bajos “no es positivo” para la economía, según apunta Peiró, sobre todo para las entidades financieras.

“Para los bancos es muy negativo”, afirma el analista, para añadir que “van a seguir de capa caída” hasta que no haya unos tipos de interés positivos.