El Foro Económico Mundial coloca el desempleo como la mayor amenaza para España en 2022

Un centenar de expertos sitúan la situación laboral como el principal riesgo en España, por delante del frenazo económico o la elevada deuda pública

Una mujer aguarda a las puertas de una oficina de empleo. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La mayor amenaza a la que se enfrentará España en el próximo año será el desempleo. Esa es la conclusión que se desprende del último informe sobre los Riesgos Globales del 2022 que ha elaborado el Foro Económico Mundial, tras consultar con un centenar de expertos y de líderes económicos del país.

La situación laboral se ha colocado en el puesto número uno debido a la preocupación que se extiende sobre los ciudadanos en edad de trabajar que engrosan las listas del paro. Los salarios bajos, los contratos frágiles o la merma en los derechos de los empleados son otras de las condiciones que lo han convertido en el principal riesgo.

Esta evaluación llega en un momento en el que España encadena nueve meses consecutivos de fuertes descensos del desempleo con el arranque de la recuperación económica. La última actualización del Ministerio de Trabajo determinó que había más de 3,1 millones de españoles en busca de un empleo. Es el dato más bajo en un mes de noviembre desde 2008, pero sigue conformando el mayor volumen en términos porcentuales de toda la Unión Europea.

El empleo se mantiene así como uno de los principales motivos de preocupación para los expertos en un momento marcado por el debate sobre la reforma laboral. El Gobierno ya ha publicado el decreto ley con la nueva reforma laboral que tratará de atajar problemas como el de la temporalidad, aunque no tiene atados los apoyos suficientes en el Congreso para sacarla adelante.

La lista de amenazas la sigue un posible estancamiento de la situación económica. Este riesgo llega después de que las principales instituciones económicas hayan recortado sus previsiones de crecimiento para el año 2022 tras la crisis del coronavirus, lo que provocará que la reactivación vaya más lento de lo vaticinado en el verano.

La tercera posición del ranking también es para el apartado económico. Las encuestas han situado la crisis de deuda de las grandes economías también en el podium de riesgos. Este riesgo se produce después de que la pandemia haya disparado la deuda pública de todos los países. En España ya ha alcanzado el 122,1% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, aunque en el tercer trimestre del 2021 comenzó a mostrar una ligera tendencia a la baja.

El recuento de riesgos lo cierran dos fenómenos más que empatan en la cuarta posición. La crisis climática que atraviesa el planeta y una posible fractura de las relaciones diplomáticas entre las principales potencias del globo ocupan también un espacio de preocupación para los expertos consultados en España.

La crisis climática es la mayor amenaza del planeta en la próxima década

Más allá de los riesgos que tiene España en un futuro a corto plazo, el Foro Económico Mundial también ha testeado cuáles son las grandes preocupaciones de todo el conjunto de países para la próxima década. Los problemas relacionados con el medioambiente copan las primeras posiciones en la tabla.

Los tres primeros puestos están directamente relacionados con el deterioro de la naturaleza que se avecina. La crisis climática, el tiempo meteorológico extremo y la pérdida de la biodiversidad representan los mayores problemas a los que se enfrenta la humanidad en su conjunto. O, al menos, así lo han expresado más de un millar de especialistas de todos los países.

Los problemas medioambientales han desplazado a otras causas de carácter social que también han entrado en el top 10 como la ruptura de la cohesión social entre los países, la crisis de medios de subsistencia o la aparición de enfermedades infecciosas. Este último apartado se ha colocado en el puesto número 6 después del impacto que ha tenido la pandemia de coronavirus.

Para encontrar la primera gran causa económica hay que llegar hasta el puesto 9. Es el lugar que han otorgado los expertos para la amenaza de una crisis de deuda a escala internacional. Mientras que las confrontaciones geoeconómicas entre grandes países cierran la clasificación.