El Gobierno acuerda que el Estado pague las bajas por reglas dolorosas

El Ministerio de Seguridad Social y de Inclusión acuerdan regular en la Ley del aborto como incapacidad temporal las bajas por menstruación dolorosa, sin tope de días y sin mínimo de días cotizados

Los ministros de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá; de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodrígue; y de Igualdad, Irene Montero.

Fumata blanca en el Gobierno. El Ministerio de Seguridad Social y de Igualdad han alcanzado un acuerdo para reconocer en la nueva Ley del Aborto el derecho de las mujeres con menstruación dolorosa a una incapacidad temporal especial que será costeada por el Estado desde el primer día, sin fijarse un número de días máximo.

Así lo confirman a Economía Digital en fuentes gubernamentales, tras un día de tensión y cruce de declaraciones y matizaciones entre los ministros económicos del PSOE (Nadia Calviño, María Jesús Montero y José Luis Escrivá) y las ministras de Podemos (Irene Montero y Yolanda Díaz), ante las discrepancias sobre algunas de las medidas de la reforma de la Ley del aborto que verá la luz el próximo martes en el Consejo de Ministros.

Tras las reticencias de Calviño y Montero a que las bajas por reglas dolorosas fuesen costeadas por los empresarios para evitar el «estigma» sobre la mujer al poder provocar el rechazo empresarial a contratarlas, el cónclave ha mantenido una reunión, tal y como adelantó Economía Digital, y se ha alcanzado un acuerdo entre las partes en lo referido a las bajas.

La propia ministra de Igualdad, Irene Montero, ha confirmado la medida en un mensaje en su perfil de Twitter, en el que ha destacado que se avanza para que «no sea normal ir al trabajo con dolor y para acabar con el estigma, la vergüenza y el silencio en torno a la regla»

La coalición de Gobierno ha acordado reconocer en el anteproyecto de Ley del aborto el derecho de las mujeres con menstruaciones dolorosas a una incapacidad temporal especial de contingencias comunes que será costeada por el Estado desde el primer día, y no por la empresa. No se fijará ningún número mínimo de días cotizado como en otras incapacidades temporales comunes ni un número tope para la baja, frente a la propuesta inicial que planteaba tres días y dos prorrogables más si se justificaba la necesidad mediante informe médico.

Eso sí, como cualquier otra incapacidad temporal este derecho a baja laboral por menstruación dolorosa deberá ser prescrito por un médico, pero está asegurado ya que la mujer trabajadora que padezca dismenorrea, de forma que le impida el desempeño de las funciones ordinarias del trabajo diario, tendrá derecho a abstenerse de trabajar.

La iniciativa comportaría un coste de unos 20 millones de euros al año y España sería el primer país de la UE en regular este permiso, reconocido ya en países como Japón, Corea del Sur o Taiwán.

Hacienda frena la eliminación del IVA a compresas y tampones

Pese al acuerdo en materia de bajas laborales, una de las propuestas del Ministerio de Igualdad frenadas todavía por Hacienda es la eliminación del actual IVA del 10% de los productos de higiene menstrual (compresas, copas y tampones), su gratuidad en prisiones y para mujeres en riesgo de exclusión social.

Fuentes del Ministerio de Hacienda descartan que se haya acordado esa medida y a última hora de este viernes descartan la medida. «No nos consta esa medida, es algo que no se ha hablado en el seno del Gobierno», aclaran, dilucidando la idea de que pueda tratarse de un borrador antiguo, aunque tanto Irene Montero como Yolanda Díaz han defendido la iniciativa.

En el acuerdo de coalición suscrito por el PSOE y Podemos se recogía la rebaja del IVA del 10% al 4% para los productos de higiene femenina conocido como ‘tasa rosa’, con un coste anual de 18 millones de euros para las arcas públicas y pospuesta por dos años.

Sin embargo, se ha ido aplazando ya durante dos años y aunque Podemos ha tratado de incluirla de nuevo en los Presupuestos de este año, finalmente quedó fuera de las cuentas públicas. Por ello, ahora trata de incorporarlo a la Ley del Aborto.

Calviño y Montero recelan de la medida

El acuerdo entre Igualdad y Seguridad Social se ha producido tras las reticencias de los ministros económicos del PSOE, sobre todo la vicepresidenta Nadia Calviño y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, salió al paso ayer matizando a Irene Montero al señalar que baja por dismenorrea estaba todavía «en discusión» al trabajarse en el seno del Ejecutivo en torno a la nueva ley, si bien ya se ha acordado la iniciativa.

Desde el departamento de la Seguridad Social precisan a este medio que se trata de un norma en elaboración que «se está debatiendo en los órganos colegiados», por lo que se elabora con aportaciones de todos los ministerios, de forma que «hasta que no se apruebe hay que ser cautos».

Nadia Calviño, por su parte, repitió en varias ocasiones que «el Gobierno no va a tomar ninguna medida que estigmatice a las mujeres». Con todo, subrayó que el Ejecutivo está «absolutamente comprometido» con la igualdad de género y, por ello, «nunca va a adoptar medidas que puedan traducirse en una estigmatización de las mujeres».

La respuesta del ala de Unidas Podemos a sus palabras no se hizo esperar, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se mostró «absolutamente de acuerdo» con la iniciativa de Igualdad y apuntó en respuesta a Calviño que «en absoluto la media estigmatiza a las mujeres en el mundo laboral».

La vicepresidenta segunda defiende la necesidad de arbitrar permisos remunerados por endometriosis, que tendrían una validez anual a renovarse ejercicio tras ejercicio, al ver un derecho laboral «profundamente masculinizado» y ser necesario recogerlo en un texto legal.