El Gobierno frena la auditoría de la Airef sobre las ayudas a empresas durante la pandemia

Hacienda asegura que dará su 'ok' en breve para que AIReF pueda realizar la tercera fase del 'spending review', con retraso desde julio

La Autoridad Fiscal Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sigue a la espera de que el Gobierno central le responda al plan de acción presentado por el organismo para poder realizar la tercera fase de revisión del gasto público, conocida como ‘spending review’, comprometida con Bruselas y referida a las ayudas públicas concedidas a las empresas y la gestión de residuos urbanos.

Tras meses de peticiones por parte de la AIReF, el Consejo de Ministros adoptó el pasado 29 de junio un acuerdo por el que se formalizaba la tercera fase del ‘spending review’, lo que abrió un mes de plazo para que la AIReF remitiese al Ministerio de Hacienda un Plan de acción para cada una de las áreas a analizar.

El organismo hizo lo propio en plazo, incluyendo aspectos metodológicos, las entidades públicas afectadas, los periodos temporales a los que se refiera el análisis, así como el presupuesto y el calendario de desarrollo.  

Sin embargo, el Ministerio de Hacienda no ha respondido al mismo, por lo que está paralizando el inicio del estudio cuyos trabajos tendrían que haberse iniciado ya el pasado mes de julio, tal y como se establece en el Plan de Recuperación pactado por el Gobierno con Bruselas para la recepción de los fondos europeos.

Hacienda dice que responderá en breve y AIReF afea la demora

Fuentes del departamento de María Jesús Montero aseguran a Economía Digital que el Ministerio dará en breve el ‘ok’ al plan de acción de la AIReF para que ésta pueda iniciar los trabajos tras cinco meses de retrasos.

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, afeó una vez más al Gobierno la demora en responder para iniciar la tercera fase de evaluación de gasto público durante su comparecencia en el Senado para detallar el proyecto de Presupuestos de 2022.

“Hemos presentado el plan de acción pero el Gobierno central no ha respondido y no se nos ha encargado”, reprochó Herrero en la Cámara Alta, apuntando que el organismo tendría que estar trabajando ya en la presentación o estar pensando en las políticas a evaluar en el nuevo ‘spending review’ comprometido con vigencia 2022-2026.

Nuevas áreas de revisión 

La primera área de análisis que incorpora la tercera fase del ‘spending review’ es la relativa a los instrumentos financieros puestos a disposición por parte del sector público para apoyar a los sectores productivos.  

Entre otros, podrían figurar las medidas adoptadas durante la pandemia, como las ayudas a los distintos sectores, como el comercio o el turismo, los ERTE, los rescates de la SEPI a las distintas aerolíneas y empresas, los préstamos y  avales del ICO desplegados por importe de más de 102.000 millones de euros hasta la fecha, según han indicado a Economía Digital en fuentes conocedoras del proceso. 

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya avisó de que había detectado posibles irregularidades en las líneas de préstamos concedidas con avales del ICO e incluso sancionó al Sabadell, Santander, Bankia y Caixabank por la venta cruzada con los ICO.

El otro ámbito de la revisión se refiere a la gestión de los residuos urbanos, un área que ha sido identificada como prioritaria en distintos informes y recomendaciones por parte de organismos internacionales (Consejo de la UE, FMI, entre otros), tanto por sus efectos sobre el medio ambiente como por su impacto en la creación de empleo.  

En particular, el último informe del FMI sobre España destaca la necesidad de mejorar la gestión de residuos y lo identifica como un mecanismo para aumentar el empleo a corto plazo y para mejorar la sostenibilidad medioambiental.  

Los resultados se anunciarán antes de agosto de 2022 

Una vez que Hacienda ‘debloquee’ los trabajos y la AIReF acometa la revisón, los resultados del estudio realizado en el marco de la tercera fase del proceso de revisión del gasto público se presentarán en un plazo máximo de doce meses a partir de la conformidad del Ministerio de Hacienda al Plan de Acción, y nunca más tarde del 30 de julio de 2022. 

Las principales conclusiones de la tercera fase del ‘Spending Review’ se harán públicas por el Ministerio de Hacienda, según lo fijado por el Ejecutivo.

Con ello se cerrará este primer ciclo de revisión del gasto de las administraciones públicas, aunque el Gobierno seguirá trabajandoen los próximos meses en iniciativas dirigidas a articular un proceso sistemático y permanente de evaluación del gasto público. 

Las dos fases anteriores: de subvenciones a beneficios fiscales

España, en línea con otros Estados miembros de la Unión Europea, empezó a abordar un proceso gradual de revisión del gasto público del conjunto de las administraciones públicas en un primer periodo 2018- 2021, y ya se han desarrollado las dos primeras fases, que han incluido 11 ejercicios de ‘spending reviews’, ya finalizados por AIReF.  

En la primera fase se analizaron 18.000 millones relacionados con el área de subvenciones, que abarcaba: el fortalecimiento de la competitividad empresarial a través del programa de Reindustrialización y Competitividad Industrial (RCI); la Sociedad Estatal de Correos y la prestación del servicio postal universal; el Programa de Promoción del Talento y su empleabilidad en I+D+i; las becas de educación universitaria; las políticas activas de empleo; los medicamentos dispensados a través de receta médica; y la estrategia y procedimientos en la concesión de subvenciones.  

En la Fase II la AIReF analizó la eficacia y la eficiencia de 51.000 millones de euros en cuatro áreas de estudio: los beneficios fiscales; el gasto en farmacia hospitalaria y bienes de equipo; los incentivos a la contratación; y las infraestructuras de transporte. Las recomendaciones de la AIReF han servido de base para la elaboración de múltiples actuaciones del Plan español de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

Reforma de revisión del gasto público: nueva división y proceso para cinco años 

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que el Gobierno ha presentado y del que ultima la versión definitiva para su remisión a Bruselas antes del día 30, se recoge un paquete de reformas para la modernización de las políticas activas de empleo, así como la simplificación y racionalización de los incentivos a la contratación, de acuerdo con el análisis (spending review) de la AIReF. 

Además, el Ejecutivo asegura que se reforzarán los mecanismos de revisión de gasto (Spending reviews) ya puestos en marcha por la Autoridad Fiscal con el fin de “aumentar la eficacia y eficiencia de los programas de gasto público y reforzar el impacto económico de los recursos fiscales y la solidez del marco fiscal”. 

La reforma contemplaba la creación una Unidad de Seguimiento en el Ministerio de Hacienda, constituida a mediados de septiembre tras la aprobación por. elGobierno de la creación de una División de Evaluación del Gasto Público, en el marco del Plan Estratégico 2020-2026 de la institución.

La nueva división, cuyo director fue designado José María Casado y que cuenta con dos áreas, refuerza las capacidades de evaluación permanentes de la institución con recursos y establece canales estables de interconexión con las administraciones para proveerlas de información sobre sus evaluaciones y recomendaciones.

Con la reforma también se fija la consolidación del proceso de evaluación del gasto aprobando un nuevo proceso de ‘spending review’ para un período de cinco años (2022-2026), separando el proceso de los ciclos político. 

AIReF rebaja al 7,3% el déficit de este año, por debajo del objetivo del Gobierno

Por otra parte, en su comparecencia en el Senado la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, anunció una revisión de cuatro décimas a la baja de su previsión de déficit para este año, hasta el 7,3% del PIB, por debajo del 8,4% que pronostica el Gobierno, y el mantenimiento en el 5% para 2022, en línea con el Ejecutivo.

Herrero explicó que la revisión de la previsión del déficit obedece a la mejora de la recaudación por la reactivación económica y al fin de buena parte de las medidas para hacer frente al Covid, con el consecuente menor gasto público. Eso sí, señaló que el organismo está analizando el impacto de la derogación de la reforma de pensiones de 2013 porque conllevará un alza del gasto en pensiones de 3,3 puntos de PIB.

El pasado mes de octubre, la AIReF rebajó la previsión de crecimiento del PIB para 2021 y 2022, hasta el 5,5% y el 6,3%, respectivamente, frente al 6,5% y el 7% contemplado por el Gobierno.

En la misma línea, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, calificó en el Senado de “optimista” el cuadro macroeconómico de los Presupuestos tanto en lo referido a 2021 como a 2022, lo que redundará en un crecimiento menor de los ingresos, pero en paralelo cree que eso podría haber compensado en lo referido al déficit por una menor ejecución de la inversión pública.

Aunque el volumen de inversión pública incluido en los fondos estructurales es “mjy cuantioso”, la experiencia del pasado apunta a que se “infraejecuta”, por lo qu aunque fuese una porcón “pequeña” ya compensaría parcialmente. Por ello, el Banco de España cree que “muy probablemente” el déficit público acabará el año por debajo del 8,4% previsto por el Gobierno y la meta del 5% de 2022 sería “alcanzable”.

Como consecuencia, y ante la previsión de un menor crecimiento real, cree que la previsión gubernamental de una ratio de deuda pública del 119,5% del PIB podría desviarse pero no mucho. De cualquier forma, tanto Herrero como Hernández de Cos volvieron a reclamar al Gobierno continuar con la política expansiva pero acometer ya el diseño de un plan de reequilibrio para consolidar las cuentas públicas, a presentar en otoño con motivo de la remisión a Bruselas del Programa de Estabilidad.