La Covid-19 y las grandes tecnológicas aceleran la transformación de los bancos

El informe Unión Bancaria, ¿una vacuna contra la crisis?, elaborado por PwC, analiza el impacto de la pandemia en la banca europea y los retos a los que se enfrenta

Foto: Christiann Koepke

Foto: Christiann Koepke

El sector bancario tradicional se enfrenta simultáneamente a nuevos desafíos derivados de dos factores principales: la situación económica generada por la pandemia y el empuje de la digitalización.

En el primer frente la elevada incertidumbre obliga a las entidades financieras europeas a estar más pendientes que nunca de la morosidad y el posible deterioro de los activos.

En el segundo, la aceleración de digitalización, derivada también en buena medida por la pandemia, y la creciente presencia de las grandes tecnológicas (Bigtech) en el sector de los servicios financieros suponen para las entidades financieras un desafío creciente, mayor que el de las fintech.

Estas son algunas de las principales conclusiones del informe Unión Bancaria, ¿una vacuna contra la crisis?, elaborado por PwC.

La Unión Bancaria como escudo para capear la crisis

El informe de PwC analiza el papel de la Unión Bancaria durante la Covid-19 y confirma su utilidad para detener el primer golpe de la crisis sanitaria y económica. 

“Las instituciones europeas han sabido identificar correctamente el problema, tomando las medidas necesarias —aprobación de moratorias y de préstamos garantizados por el Estado, suavización de la normativa contable, incentivación de las fusiones…— que han actuado como un anestésico eficaz,” dicen desde la firma.

La incertidumbre está tensando la gestión del riesgo de las entidades financieras europeas 

Sin embargo, si bien esto les ha permitido capear la crisis con “relativa tranquilidad” y mantener su actividad financiera —incluyendo la concesión de préstamos a empresas y familias— los analistas destacan que actualmente la incertidumbre todavía es “muy elevada.”

Esto obliga a las entidades a hacer proyecciones sobre el impacto de la crisis en las provisiones, los niveles de capital y los préstamos en riesgo de impago, dicen desde PwC.

Las grandes tecnológicas incrementan su presencia en el sector financiero

Más allá de la pandemia, los analistas de PwC consideran que algunas de las tendencias que se venían observando en el sector financiero “han llegado para quedarse”.

Según el informe, el proceso de digitalización, ya en marcha antes de la pandemia, ha avanzado a grandes zancadas, tanto en las relaciones con el cliente como en la organización interna de las entidades. 

“La digitalización será un factor determinante para combatir la baja rentabilidad de la banca y para hacer frente a la creciente competencia que las grandes tecnológicas (las llamadas bigtech) suponen para el sector.”

Las bigtech apremian la necesidad del sector de extender la tecnología a todas las capas del servicio bancario, en detrimento de la operativa tradicional

Entre otros, el informe se refiere a empresas como Amazon, Google, Apple, Microsoft, Facebook, Alibaba, Paypal o Ebay. “La transversalidad de sus operaciones, su alcance geográfico y su creciente actividad en muchos servicios financieros, les convierte en unos competidores mucho más peligroso para la banca tradicional,” dicen los analistas.

El informe de PwC revela cuáles son los negocios de la banca tradicional que están más expuestos a la competencia de las bigtech, como es el caso de la concesión de créditos, los sistemas de pago y la colocación de productos financieros.

Cita como ejemplo el caso de los préstamos. Si en 2013 las fintech y bigtech concedieron en todo el mundo créditos por valor de 20.000 millones de dólares, en 2019 esa cantidad ascendió hasta casi 800.000 millones de dólares.

“La banca se encuentra con el doble reto de gestionar la cartera de crédito potencialmente dañada por la crisis, con el de la necesidad de transformación de su modelo de negocio tradicional”

Alberto Calles, socio responsable de la Unidad de Regulación Financiera y de Riesgos de PwC.

Una tendencia a tener en cuenta incluso “a pesar de que en términos de stock representan todavía un porcentaje muy pequeño del crédito mundial al sector privado.” 

Desde PwC consideran, sin embargo, que las entidades financieras cuentan con “herramientas suficientes para defenderse”, y concluye su informe con una serie de recomendaciones que los bancos tradicionales pueden adoptar para avanzar en el actual entorno de incertidumbre, dura competencia, exigencias regulatorias y bajas rentabilidades.

➜ Puede descargar el informe completo aquí.