Las novedades fiscales para 2022: de los planes de pensiones al Impuesto de Sociedades

El límite máximo a desgravar en los planes de pensiones individuales bajará a 1.500 euros en 2022, se prorroga el sistema de módulos de los autónomos, se fijará un 15% en Sociedades y subirá el impuesto de matriculación

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación de los Presupuestos de 2022. EFE

El Gobierno ha aprobado este jueves en un Consejo de Ministros extraordinario el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) con un aumento récord del gasto público hasta los 458.970 millones, un 0,6% más, y una previsión de ingresos tributarios también histórica pese a los escasos cambios en materia fiscal que se incluyen.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la titular de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, fió las expectativas de aumento de la recaudación tributaria a la recuperación económica, el crecimiento de la demanda interna y la creación de empleo.

Montero mantuvo que el PIB crecerá un 6,5% este año, concentrándose la mejora y la ejecución de los fondos europeos en el segundo semestre, lo que impulsará un repunte económico de al menos el 7% en 2022 que permitirá alcanzar el aumento del 8,1% de la recaudación tributaria previsto.

Las cuentas públicas de 2022 no incluye grandes novedades fiscales y aplaza las posibles subidas en grandes impuestos, como a grandes rentas en IRPF o la subida del diésel para más adelante, así como las bajadas de impuesto en Sociedades para pymes o del IVA de productos de higiene femenina, servicios veterinarios o las peluquerías.

El Ejecutivo esperará a las recomendaciones que realice el comité de expertos designado para la reforma fiscal en profundidad que configurará como tarde el 28 de febrero de 2022 para su aplicación en 2023. Será entonces cuando previsiblemente vean la luz cambios en IRPF, Sociedades, Impuestos Especiales, IVA y la armonización fiscal.

La recaudación tributaria subirá un 8,1%

El aumento histórico del gasto público se sustenta bajo la previsión del Gobierno de conseguir unos ingresos no financieros (antes de cesión a entes territoriales) récord de 279.316 millones, un 10,8% más, y de 182.903 millones tras cesión a entes, un 20,6% más.

Dentro de estos, los ingresos tributarios subirán un 8,1%, hasta el hito de 232.352 millones de euros gracias a la reactivación económica lograda por la vacunación y la recuperación de la actividad tras las restricciones. Por impuestos, subirán los ingresos por IRPF (+6,7%), hasta 100.132 millones de euros; IVA (+9,5%), hasta 75.651 millones; Sociedades (+11,8%), hasta 24.477 millones e Impuestos Especiales (+8,2%), hasta 21.843 millones.

Aun así, el aumento será inferior al registrado en 2021, ya que los ingresos fiscales crecerán un 10,8% este año, hasta los 214.995 millones de euros, según indica el avance de liquidación, tras el descenso de 2020 asociado a las consecuencias económicas de la pandemia. Montero ve una previsión “prudente” porque los ingresos subirán un 10,8% en 2021 con un crecimiento del pIB nominal del 7,8%, cuando para 2022 se estima una expansión del 8,6%.

15% en Sociedades: 400 millones de 1.070 empresas

La principal novedad fiscal recogida en los Presupuestos pasan por la fijación de un tipo mínimo del 15% en Sociedades sobre base imponible, lo que afectará solo a 1.070 empresas y aportará 400 millones de recaudación, según detalló Montero.

El tipo va en línea con el acuerdo internacional de la OCDE, el G7 y el G-20, en donde previsiblemente se ratificará a finales de octubre en Roma que apoyará España. Sin embargo, se ha fijado sobre la base imponible, por lo que en la práctica no tendrá apenas efectos sobre un gran número de empresas ni recaudatorios.

Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ven un “primer paso” en la medida pero estiman que la aplicación del tipo mínimo del 15% sobre la base imponible de las grandes sociedades recaudará únicamente 260 millones al año, por debajo de los 700 millones anuales que se lograrían si el gravamen se exigiera sobre el resultado contable positivo, conforme a los cálculos del Observatorio Fiscal de la Unión Europea.

La titular de Hacienda ha indicado que el tipo mínimo del 15% ya se incorporó en los fallidos PGE de 2019 y al ver la luz sitúan a España a la “vanguardia” en fiscalidad internacional, ante la seguridad de que se adopte a nivel internacional respaldado por 130 países en el marco de la OCDE. 

Con todo, el ajuste posteriormente podrá se “modulado” por los expertos y se reordenará la estructura interna del impuesto en lo referido a los créditos fiscales, las reducciones y bonificaciones, algo que se complementará con las aportaciones del consenso internacional y del comité de expertos. 

El tipo deducible en planes de pensiones individuales baja a 1.500 euros

Igualmente, los Presupuestos mantienen en 10.000 euros la aportación total a los planes de pensiones, pero ‘castiga’ el ahorro privado, ya que reduce en 500 euros, hasta los 1.500 euros el límite de aportación deducible en los planes de pensiones privados, por lo que los trabajadores que contraten de forma directa los planes de pensiones tendrán derecho a una menor deducción.

En cambio, incrementa la aportación máxima de los planes privados de empresa de 8.000 a 8.500 euros. Es decir, aumenta las desgravaciones si se decide ahorrar para la jubilación mediante productos colectivos o planes de empleo. Las gestoras de fondos de pensiones se oponen al considerar que desincentiva el ahorro individual para la jubilación.

El Ejecutivo busca así desincentivar el ahorro a través de estos productos de planes de pensiones individuales, que registran un patrimonio de unos 87.000 millones, y fomentar el ahorro a través de planes de empleo, dentro de una empresa (promovidos por la compañía o administración pública de turno), que presentan un patrimonio inferior de 37.000 millones.

Ya en 2021 el Gobierno redujo de 8.000 a 2.000 euros las desgravaciones fiscales en el IRPF de los planes de pensiones privados individuales y elevó de 8.000 a 10.000 euros las que se podrían obtener mediante los planes de pensiones colectivos en las empresas

Precisamente, el cambio de la fiscalidad la introdujo el Gobierno en los Presupuestos vigentes para el actual ejercicio reduciendo a sólo 2.000 euros las desgravaciones fiscales en el IRPF de los planes de pensiones privados individuales y elevando de 8.000 a 10.000 las que podrán obtenerse en planes de pensiones colectivos contratados en el seno de las empresas.

Se prorroga el sistema de módulos de los autónomos

También recogen los PGE la prórroga de los límites de tributación por módulos de los autónomos y el mantenimiento de los niveles y condiciones del método de estimación objetiva del Impuesto sobre el IRPF, como la reducción del 5% sobre el rendimiento neto de módulos.

El Ministerio de Hacienda atiende así la petición del colectivo de autónomos de prorrogar el sistema de módulos, al que está acogido cerca de medio millón de trabajadores por cuenta propia y que se basa en la tributación que no tiene en cuenta la ganancia o el beneficio realmente obtenido sino una estimación calculada en función de lo fijado en la orden ministerial de módulos.

En concreto, se multiplican los importes fijados por el número de unidades empleada en el mismo, haciendo un cálculo aproximado sin conocer realmente los ingresos. Los autónomos puede elegir entre el sistema de estimación directa que contempla los ingresos reales y gastos del trabajador, o el régimen de estimación objetiva (módulos).

Subida del impuesto de matriculación en enero

El impuesto que sí subirá desde el 1 de enero será el Impuesto de matriculación, ya que la congelación del tributo aceptada por el Grupo Parlamentario Socialista vía enmienda durante la tramitación de los Presupuestos de 2021 concluirá el próximo 31 de diciembre de este año.

Hasta enero están exentos de pagar el impuesto de matriculación todos aquellos vehículos cuyas emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) estén por debajo de los 144 gramos por kilómetro. La congelación se adaptó al anterior protocolo de medición de emisiones NEDC, que ponía el límite en los 120 gr/km, par evitar la subida del precio de vehículos por la WLTP, la nueva normativa de emisiones que entró en vigor el pasado 1 de enero.

El resto de tramos consiste, para las emisiones de CO2 entre 144 y 192 gr/km un porcentaje de 4,75% (antes 120-160 gr/km); para las emisiones de entre 192 y 240 gr/km un porcentaje de 9,75% (antes 160-200 gr/km); y para aquellas emisiones por encima de 240 gr/km un porcentaje de 14,75% (antes más de 200 gr/km)

Se aplaza la subida del diésel y el IRPF

Los Presupuestos de 2022 no incluyen finalmente el incremento en dos puntos la tributación del IRPF para las personas con rentas superiores a 130.000 euros anuales, y en cuatro puntos para los de más de 300.000 euros, lo que apenas afectaría a un 0,5% de contribuyentes. 

Tampoco figura una revisión de la imposición sobre los hidrocarburos, para revisar las bonificaciones existentes en la actualidad en el diésel, mayores que sobre la gasolina, bajo el pretexto de reducir la contaminación. El Ejecutivo ya llevaba la equiparación de la fiscalidad de estos carburantes en los Presupuestos de 2021, pero PNV exigió su eliminación a cambio de su apoyo a las cuentas. 

No baja impuestos a pymes, compresas, veterinarios ni peluquerías

El Ejecutivo ha excluido también de las nuevas cuentas públicas la bajada del Impuesto de Sociedades a las pymes, así como una disminución en el IVA aplicado a los productos de higiene femenina, a las peluquerías, pese al clamor del sector, y a los servcios veterinarios.

A pesar de las peticiones de Unidas Podemos, se ha dejado fuera de los Presupuestos la bajada del tipo de gravamen del 25% al 23% en el Impuesto de Sociedades para pymes (sociedades que facturen menos de un millón de euros).

Se ha descartado también un año más la reducción del tipo de gravamen de IVA de los servicios veterinarios del 21% al 10% y del IVA de los productos de higiene femenina del 10% al 4% que se aplica a productos como compresas, tampones o copas menstruales.

El sector de las peluquerías y estética tampoco podrá beneficiarse de la bajada del IVA del 21% al 10% que durante meses han reclamado federaciones, asociaciones, plataformas de imagen personal y colectivos del sector integrados en la Alianza Empresarial por la bajada del IVA al sector.

De igual forma, los socialistas no han aceptado finalmente la demanda de Unidas Podemos de crear el denominado ‘cheque bebé’, una prestación por hijo para todas las madres de 1.200 euros anuales hasta los tres años mediante una partida de 400 millones de euros, impulsada desde el Ministerio de Derechos Sociales de Ione Belarra, ni el aumento de 4 a 6 meses de los permisos de paternidad y maternidad.