Oliu ficha a un experto en bancos sin oficinas (ING, EVO) para liderar el nuevo Sabadell

César González-Bueno, fundador de ING en España y de EVO, cogerá las riendas del Sabadell para diseñar su nuevo modelo comercial

César González Bueno, consejero delegado de Banc Sabadell. EFE

César González Bueno, consejero delegado de Banc Sabadell. EFE

Banc Sabadell tiene en España unas 1.700 sucursales. Demasiadas para un alto directivo cuya especialidad ha sido la banca sin oficinas, o con muy pocas. César González-Bueno cogerá el mando de la entidad con el nuevo modelo comercial como gran reto, y aunque no se conoce mucho, todo apunta que la red se reducirá.

El consejo de administración de la entidad que preside Josep Oliu aprobará este jueves el nombramiento de González-Bueno como consejero delegado, que sustituirá a Jaume Guardiola, que se jubila tras 13 años en el cargo. Su salida estaba ya prevista para antes del intento de fusión con BBVA y, de hecho, si hubiera triunfado, también habría salido.

González-Bueno llegará a la cúpula del Sabadell tras iniciar su vinculación con el banco en primavera, cuando entró en el consejo de su filial británica, TSB, ahora en venta. También fue el escogido por Oaktree para presidir Solvia Desarrollos Inmobiliarios (SDIN), en la que participaba el Sabadell.

González-Bueno llegó a dirigir ING en Francia, Italia y Reino Unido, tras lanzarlo en España

Pero lo que marca el currículum del que previsiblemente en enero será el nuevo consejero delegado del banco catalán es ING, banco que siempre se ha caracterizado por su escasa presencia en las calles. En varias etapas, y tanto en Madrid como en Holanda, ha ocupado cargos de máxima responsabilidad.

Si González-Bueno es alguien en el universo financiero es la persona que fundó y dirigió ING Direct en España a finales de los 90. Fue consejero delegado desde 1998 hasta 2009, y en los últimos cuatro años, también ejerció el cargo para Francia, Italia y Reino Unido. Entre 2009 y 2011, la entidad se lo llevó a Amsterdam como jefe de negocio en toda Europa.

Tras 13 años en el banco naranja, en 2011 asumió un nuevo reto: la fusión de las cajas gallegas. Como consejero delegado de Novagalicia Banco (ahora, Abanca) lideró ese proceso y creó, en 2012, la marca EVO para competir a nivel nacional, mientras que mantenía la marca Novagalicia en su territorio.

Cuando tomó el mando de Novagalicia, replicó el modelo de ING con la creación de EVO

Con EVO aplicó el modelo de entidad con pocas oficinas, que primaba la operativa online y minimizaba las comisiones. Es decir, era esencialmente el modelo ING, que tenía pocos gastos gracias a una estructura reducida y podía trasladarlo al cliente con un servicio con pocos gastos o ninguno. Eso sí, no es una opción aquellos a los que les gusta pisar la oficina para que le solucionen los problemas.

En 2013, González-Bueno dejó Galicia para poner rumbo a Kuwait, donde dirigió Gulf Bank, el segundo mayor banco comercial. En 2017 volvió a casa, como consejero delegado de ING para España y Portugal, hasta que a mediados de este año, el Sabadell le reclutó para TSB y, ahora, para CEO.

El plan estratégico del Sabadell, primer gran reto de González-Bueno

Su llegada coincidirá con la apuesta del banco que preside Josep Oliu de seguir en solitario, tras romper las negociaciones de fusión con BBVA. El mismo día que descartó la operación con la entidad de origen vasco –en la que también estuvo, en los 90, González-Bueno, concretamente en Argentaria, la ‘A’ de BBVA–, anunció que en el primer trimestre de 2021 presentará un nuevo plan estratégico.

Este plan está por rematar pero tiene dos grandes objetivos: sobrevivir en solitario y apostar por España. Eso supone vender TSB, para lo que ya puede haber interesados, y probablemente también el pequeño negocio que tiene la entidad en México. Al margen de eso, lo poco que se sabe es que diseñarán un nuevo modelo comercial.

“Contemplará, entre otras medidas, la ampliación del programa de eficiencia y transformación en el mercado retail en España”, dijo el Sabadell en un comunicado el 24 de noviembre pasado. El banco se centrará en su especialidad, las pymes, pues está convencido de que aportarán “mayor valor añadido y rentabilidad”.

El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu.

No dieron más detalles de este programa comercial, más allá de que tiene que ser eficiente y seguir enfocado hacia las empresas. Pero sí que parece lógico que reduzca la red, precisamente para buscar esa rentabilidad. Además, todo el sector avanza hacia ese modelo, de menos oficinas pero más grandes y funcionales.

Si el Sabadell confirma esa apuesta, González-Bueno puede ser el perfil perfecto por su experiencia en ING y EVO. Pero puede tener consecuencias pues cerrar oficinas supondrá un excedente de plantilla. La entidad tiene encarrilado el plan para la salida de 1.800 personas pero podrían venir más.

Una información de Reuters cifraba en 2.000 personas más los ajustes. Depende del cierre de sucursales, puede quedarse corto. Fuentes financieras explicaron a Economía Digital que antes de la presentación del plan estratégico no se prevén más salidas, pero dicho anuncio puede suponer el pistoletazo de salida a más sacrificios para la plantilla, que es de unos 16.800 personas en España.