Sánchez, FMI y Bruselas apoyan la fiscalidad mínima a corporaciones que propone EEUU

Sánchez celebra que se abra un debate "progresista" para fijar una tributación mínima a corporaciones e impuesto a grandes tecnológicas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, el 6 de abril de 2021 en el Palacio de la Moncloa | EFE/Zipi

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, el 6 de abril de 2021 en el Palacio de la Moncloa | EFE/Zipi

La propuesta de Estados Unidos de crear un impuesto mínimo global para las grandes empresas ha encontrado una rápida respuesta en varios países con gobiernos de corte progresista y ha recabado ya el apoyo del Ejecutivo español, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea.

Concretamente, la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, defendió el lunes la necesidad de establecer a escala internacional un impuesto mínimo mundial sobre las compañías multinacionales para evitar que las empresas evadan impuestos mediante el traslado de sus beneficios al extranjero.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, suscribió el pasado 10 de marzo un nuevo paquete de esto económico de 1,9 billones de dólares, a sufragar con subida de impuestos a empresas y la eliminación de exenciones y bonificaciones fiscales, y aseguró el fin de semana que las grandes corporaciones “no deberían pagar menos impuestos”.

Sánchez celebra que se abra un debate “progresista”

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha celebrado la propuesta de Yellen al ver “fundamental” que se abran este tipo de debates a escala global para abordar el establecimiento de un tipo mínimo en el Impuesto de Sociedades y la imposición tributaria a grandes plataformas digitales. 

Sánchez ve “muy importantes” estos dos debates y, por ello, cree que se tienen que “sustanciar” en el marco de la OCDE, el G-20 y también en el ámbito europeo, al haber países con unos impuestos de Sociedades “muy inferiores” a los de España, con una competencia que a su juicio debe corregirse. 

El acuerdo de coalición del Gobierno y los planes del PSOE desde hace dos años recogían la fijación de un tipo mínimo del 15% en Sociedades, el alza del IRPF a rentas altas (aprobado en los Presupuestos de 2021), así como la eliminación de exenciones y bonificaciones. El Ministerio de Hacienda ya ha configurado el grupo de expertos que acometerá la reforma fiscal.

Además, sobre las plataforma digitales ha indicado que han revalorizado “mucho” su capitalización en las bolsas pero compiten en condiciones de desigualdad (ventaja) respecto a otras corporaciones o empresa que “sí pagan impuestos”. 

El líder del Ejecutivo ha indicado que el debate de armonización fiscal a escala europea y el global es un debate ”progresista”. “Me alegra que EEUU haya abrazado esa agenda progresista que defienda desde hace tiempo el Gobierno”, ha subrayado. 

El FMI, a favor de un impuesto mínimo global

La iniciativa tributaria de EEUU para las corporaciones a consensuar a nivel global ha encontrado también cobijo en el FMI, que ve con buenos ojos la posibilidad de fijar un impuesto mínimo que grave los beneficios de las corporaciones.

La economista jefe del FMI, Gita Gopinath, ha señalado en la rueda de prensa posterior a la prsentación del informe de perspectivas económicas mundiales que en el organismo están “desde hace tiempo” a favor de un impuestos mínimo de Sociedades a nivel global, sin concretar el posible tipo.

De hecho, el organismo dirigido por Kristalina Geogieva considera que el espacio fiscal que deberán construir los gobiernos tras la crisis podrá lograrse a través de medidas que aumenten los ingresos a la par que la progresividad, elevando los impuestos a los más ricos y a las corporaciones con grandes rentabilidades menos afectadas por la pandemia.

Eso sí, insta a que los pasos se den con una “sólida cooperación internacional” para limitar la transferencia de beneficios y la evasión y elusión fiscal”.

Bruselas espera una solución consensuada en verano

En la Comisión Europea creen que las declaraciones de la secretaria del Tesoro estadounidense pueden suponer un nuevo impulso para lograr una solución consensuada este mismo verano en el seno de la OCDE, siendo la fiscalidad digital un punto al que en Bruselas dan la “máxima prioridad”.

De hecho, la OCDE y el G-20 llevan alrededor de dos años en negociaciones para alcanzar una solución compartida sobre la fiscalidad digital, si bien España, al igual que hizo Francia y Reino Unido, ya aprobó su propio tributo, conocido como ‘tasa Google’, aunque Hacienda retrasó su liquidación a julio.

El portavoz económico de la Comisión Europea, Daniel Ferrie, ha afirmado que el Ejecutivo comunitario está “comprometido” con garantizar que las multinacionales pagan una parte “justa” de impuestos allá donde generen beneficios, según informa Europa Press.