Ventajas y peligros de los préstamos con garantía hipotecaria

Permite conseguir grandes cantidades de dinero aunque sus intereses también son superiores

En momentos de crisis como el actual, muchas personas necesitan un préstamo con el que resolver su urgente situación financiera. Sin embargo, en 2013 los bancos están menos dispuestos a concederlos que nunca. Pero aún existe una solución para aquellos que tengan una casa en propiedad: los préstamos con garantía hipotecaria, concedidos por empresas de capital privado a cambio de poner nuestra casa ya pagada como garantía. Estos son sus pros y sus contras:

Ventajas

  • Permite conseguir cantidades superiores a las un préstamo personal, en función del valor de la casa que demos en garantía
  • A muchos de estos prestamistas, como por ejemplo SF Gold, no les importa que estemos en RAI o ASNEF o tengamos atrasos en otros pagos
  • En ocasiones es posible pedirlos aunque aún no hayamos terminado de pagar totalmente la hipoteca
  • Se puede seguir viviendo en la casa puesta como aval, o incluso vender el inmueble mientras pagamos
  • Los plazos de devolución son largos, equiparables a los de una hipoteca (10, 20, 30 añ0s)

Peligros

  • Los intereses cobrados sobre el préstamo son muy altos, sobre el 20%, aunque es posible conseguirlos más bajos si en vez del capital privado lo concede un broker como B Gestión Global, especialista en préstamos reforma.
  • Pueden ser tan caros que el cliente solo pueda pagar los intereses y nunca pueda devolver el préstamo a no ser que (1) al final venda la casa o (2) el mercado hipotecario se recupere en unos años y el prestatario traspase el préstamo a un banco con un interés más reducido que le permita empezar a devolver capital.
  • Como ocurre con cualquier préstamo, si dejamos de pagar se empezarán a acumular intereses de demora y gastos de gestión de recobro. Además, en el supuesto de varios impagos, el prestamista podrá rescindir el contrato de forma anticipada y reclamarle la totalidad del préstamo no amortizado, más los intereses de demora que genere y las costas judiciales de ejecución.

En conclusión, los préstamos con garantía hipotecaria resultan una opción recomendable solo para los que deseen quedarse con su casa a toda costa durante los próximos años, sin importar que en el futuro las posibilidades de recuperarla no sean exactamente del 100%.

Avatar