Patrocinado por

Bankinter necesita ganar 100 millones de euros en 2023 con nuevas líneas de negocios

Tras desligarse de Línea Directa, cuando salga a bolsa, prevé compensar el 20% de beneficio que aporta la aseguradora con nuevos productos

Línea Directa sale a bolsa el próximo 29 de abril, de manera que la aseguradora se convertirá en una empresa independiente y cotizada, desligándose por completo del negocio de Bankinter. Desde ese momento, la entidad asume el reto de aportar a la cuenta de resultados más de 100 millones de euros con nuevas líneas de negocio, y además, prevé hacerlo en 2023.

En 2016, Línea Directa superó la barrera de los 100 millones de euros y desde entonces ha aportado a Bankinter cada año entorno al 20% del beneficio total. En el año anterior a la pandemia, el banco ganó 551 millones de euros, de los que 107 millones eran de la aseguradora.

Y ese es el objetivo, volver a recuperar el beneficio de 2019 sin contabilizar las ganancias de la aseguradora. La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, adelantó en enero de 2020 -cuando presentaba los resultados correspondientes a 2019- que el banco espera recuperar “en dos o tres años” la contribución de su filial aseguradora al grupo. Y lo hará gracias a la capacidad del banco de incrementar los ingresos por la actividad puramente bancaria.

En la misma línea, el presidente de Bankinter, Pedro Guerrero, explicaba este miércoles durante su intervención en la junta general de accionistas que la salida de Línea Directa del perímetro de Bankinter “influirá en el resultado del banco”.

Sin embargo, destacaba que con el ritmo de crecimiento que están teniendo, volverían a recuperar “en un corto periodo de tiempo” el nivel de beneficios que tenían antes de la pandemia y de la escisión de Línea Directa.

Dancausa ya había insistido en este mensaje hace solo un mes, cuando presentó ante la prensa el calendario previsto para la salida a bolsa de Línea Directa. En ese encuentro, la CEO de Bankinter, admitió que la aseguradora “siempre fue considerada una inversión financiera” y que las sinergias con el banco “son mínimas” por eso dieron el paso de convertir a la compañía en una cotizada. 

Además, aseguró en que con el tiempo “se va a demostrar” que el valor de las dos compañías por separado va a ser “mucho mayor” que con la aseguradora dentro del banco. Su idea es compensar lo que aporta LDA con el impulso de negocios más maduros.

Es el caso de banca de empresas y banca comercial (que en su caso, tiene su pilar en banca privada y banca personal) junto con el de líneas de negocio más nuevas, como son banca de inversión, el negocio en Irlanda y en Portugal, el negocio de Bankinter Consumer Finance, además de la aportación de EVO Banco. A ello se añaden las oportunidades para lanzar nuevos productos y servicios.

El beneficio no es lo único que dejará de aportar la aseguradora, una vez que salga a bolsa, sus empleados (2.500) también dejarán de pertenecer a la plantilla del Grupo, de manera esta se reducirá en un 28%. En concreto pasará de los 8.668 trabajadores que tenía a cierre de 2020 a unos 6.200, que son los que trabajan en Evo Banco, Avantcard o Portugal, además de Bankinter España.

Pese a ello, Bankinter no se desliga por completo de Línea Directa. El banco tendrá una participación del 17,4% en la empresa durante un “largo periodo de tiempo”. Esto son unos 249,7 millones de euros.

Asimismo, la participación generará para el banco una plusvalía de aproximadamente 1.000 millones de euros, que se retendrá íntegramente como recursos propios. Bankinter también prevé que la operación mejorare la ratio de solvencia consolidada CET1 en aproximadamente 8 puntos básicos.

Quien si se despide de la aseguradora es la CEO de Bankinter, María Dolores Dancausa, y lo hace después de 27 años. Tras los últimos cambios, queda fuera del consejo de administración, al igual que el presidente.