BBVA refuerza las áreas financieras, de riesgos y sostenibilidad

El banco crea un área de sostenibilidad con Javier Rodríguez Soler al frente, e intercambia los papeles al director financiero y de riesgos

La banca sigue haciendo cambios en la cúpula directiva. Tras los anunciados esta semana por el Santander y el Sabadell, este jueves ha sido el turno de BBVA que quiere dar un nuevo impulso a su estrategia de sostenibilidad, pero también transformar el área financiera y de riesgos.

Para lo primero, el banco que preside Carlos Torres ha creado una nueva división, un área global de sostenibilidad que estará liderada por Javier Rodríguez Soler, actual ‘country manager’ de Estados Unidos desde 2018.

«La nueva división nace con la aspiración de convertir a BBVA en el banco de referencia de los clientes en soluciones de sostenibilidad» explica la entidad en un comunicado.

Por otra parte, Jaime Sáenz de Tejada, director financiero de BBVA desde 2014 y Rafael Salinas, responsable global de Riesgos desde 2015, intercambian sus funciones. Un cambio con el que esperan enriquecer ambas áreas gracias a las experiencias complementarias que los dos han acumulado en sus respectivas carreras profesionales.

La sostenibilidad, una prioridad estratégica

BBVA incorporó en 2019 la sostenibilidad como una de sus seis prioridades estratégicas, poniendo el foco en la lucha contra el cambio climático y el crecimiento inclusivo. 

En los últimos el banco se ha comprometido a canalizar 200.000 millones de euros entre 2018 y 2025 en financiación sostenible, dos veces la cantidad establecida en el objetivo inicial. También ha tomado la decisión de dejar de financiar a empresas con actividades relacionadas con el carbón.

E incluso se han propuesto el Net Zero 2050, que implica cero emisiones netas de CO2 en dicho año, teniendo en cuenta tanto las emisiones directas del banco (en las que ya es neutro desde 2020) como las indirectas, es decir, las de los clientes a los que financia. 

El banco entiende que, cambio climático y la transición hacia una economía baja en carbono, tienen implicaciones relevantes en la cadena de valor de la mayoría de los sectores productivos, y van a requerir inversiones significativas en numerosas industrias.

Por ello, los avances tecnológicos en torno a la eficiencia energética, las energías renovables, la movilidad eficiente o la economía circular suponen una fuente de nuevas oportunidades de negocio.

En adelante, la nueva área global diseñará la agenda estratégica de sostenibilidad, definirá e impulsará las líneas de trabajo en torno a este ámbito de las diferentes unidades globales y de transformación (riesgos, finanzas, talento y cultura, data, ingeniería y organización, entre otras) y desarrollará nuevos productos sostenibles. 

Soler reportará al consejero delegado y presidente

También se encargará de desarrollar conocimiento especializado para un asesoramiento diferencial a los clientes. Y establecerá metodologías de comercialización y relaciones con socios estratégicos, que permitan incrementar el negocio en el ámbito de la sostenibilidad en todo el grupo. 

Los equipos de la Oficina Global de Sostenibilidad (GSO, por sus siglas en inglés), creada en marzo de 2020 y que ha sido fundamental para conseguir los logros antes mencionados, se integrarán dentro de la nueva área global. 

Javier Rodríguez Soler liderará la nueva área, formará parte del máximo nivel ejecutivo de la organización y reportará al consejero delegado, Onur Genç. Aunque el banco señala que, teniendo en cuenta el elevado carácter estratégico y transformador del área, se establece un reporte en estos ámbitos al presidente, Carlos Torres Vila. 

Cristina Hidalgo