Caixabank, BBVA y Sabadell cierran 800 oficinas en agosto por vacaciones

La banca aprovecha la baja actividad comercial del mes de agosto y las vacaciones de la plantilla para cerrar de manera temporal

Una oficina del Banc Sabadell en una calle de Madrid / EFE

Una oficina del Banc Sabadell en una calle de Madrid / EFE

La banca cuelga el cartel de “cerrado por vacaciones”. Algunas entidades aprovechan la baja actividad comercial del mes de agosto y las vacaciones de sus empleados para cerrar de manera provisional 800 sucursales, las mimas vuelven a abrirse en septiembre. 

Este año, BBVA cerrará 469; Banc Sabadell otras 288; y Caixabank unas 50, según ha podido saber Economía Digital. El Santander, que también acostumbra a bajar la persiana a algunas sucursales durante el verano, no lo hará este año.  

El banco que preside Ana Botín acordó en su último plan de reestructuración que cerraría 1.033 oficinas este 2021 de manera permanente. Hasta la fecha han cerrado 999 y las otras 34 lo harán de manera progresiva a lo largo del segundo semestre.  

Bajo este plan también han dejado el banco 3.334 trabajadores, por lo que ya no hay razón para reducir la red durante el mes de agosto, explican fuentes financieras. Y es que, además de que en verano la actividad comercial se reduce, otra de las razones que ha llevado a la banca en los últimos años a optar por esta vía es el ahorro de costes.  

“Se evita tener que contratar a trabajadores temporales para sustituir a los que están de vacaciones”, destacan fuentes sindicales. Las que suelen cerrar en verano son precisamente aquellas que se encuentran en barrios periféricos o residenciales, zonas que sufren el “efecto huida”.  

De esta forma no se causa un problema al cliente, que habitualmente cuenta con otra sucursal del mismo banco cerca. Asimismo, las entidades recuerdan que los cajeros automáticos externos siguen funcionando y que la mayoría de gestiones se pueden realizar por los canales digitales. 

BBVA cierra parte de su red de sucursales en agosto desde 2007

BBVA también acaba de negociar un ajuste laboral que implica el cierre de 480 sucursales entre julio y septiembre. De hecho, las primeras 172 ya se han cerrado este mes, pese a ello, cerrará el 20% de su red de forma provisional en agosto. El banco que preside Carlos Torres es el más veterano y lo lleva haciendo desde hace más de diez años. 

El Sabadell recurre a esta técnica desde 2009. El banco que preside Josep Oliu, acaba de cerrar de forma permanente 111 oficinas este mes de julio, las mismas estaban contempladas en el último plan estratégico. Pese a ello, reducirá su red en casi un 19% durante agosto, pues bajan la persiana 288. 

Desde Caixaban señalan que, en su caso, el número de cierres es simbólico. El banco no organiza vacaciones por zonas, ni están concentradas en la época estival. Así que cada oficina gestiona las suyas para que siempre haya alguien y pueda permanecer abierta. Así que solo cerrarán unas 50. 

Unicaja no tiene planteado ningún cierre este verano, de hecho, nunca lo han hecho. Solo se vieron “obligados” a cerrar de manera temporal durante el confinamiento domiciliario del pasado 2020 tras el estallido de la pandemia. 

La tendencia de cerrar oficinas, no solo provisional, también de forma permanente se ha acelerado con el uso creciente de los canales digitales, sobre todo desde la pandemia. El pasado año, la gran banca cerró 1.200 oficinas y en la primera mitad de 2021 ya van otras 1.000.