Caixabank paga 571 millones a Mapfre por romper el acuerdo con Bankia en seguros

La cifra puede elevarse hasta los 623 millones por la indemnización que deberá pagar el banco, pero Mapfre manifiesta su disconformidad con el valor de la venta

José Ignacio Goirigolzarri. Foto: Caixabank

Caixabank paga 571 millones a Mapfre por traspasarle el 51% de la sociedad que tenía con Bankia para vender seguros, pero esta cifra puede elevarse hasta los 623 millones si el banco catalán paga otra indemnización del 10% por romper el acuerdo que la aseguradora y Bankia mantenían desde hace dos décadas.

En el acuerdo firmado hoy se incluye la parte proporcional de Bankia Vida, valorado en 294 millones de euros y del
negocio asegurador de No Vida, valorado en 225 millones. Pero además un 10% de penalización (52 millones) por poner fin al contrato a causa de la fusión de Bankia con Caixabank.

Sin embargo, Mapfre siempre ha defendido que pediría al banco un 20% de prima y por eso, según informan ambas compañías este miércoles a la CNMV, se someterá a arbitraje una indemnización adicional por valor de 52 millones de euros. Si se aprueba, Mapfre recibirá un 10% más de compensación.

Bankia y Mapfre crearon una joint venture (Bankia Mapfre Vida) en la que el banco se quedó un 49% y la aseguradora un 51%. En adelante, Bankia distribuía los seguros generales de Mapfre en sus oficinas. La alianza llevaba en pie 20 años, pero Caixabank ya adelantó que tras la fusión se debía romper porque generaba “incompatibilidades” con su negocio asegurador.   

La empresa que preside Antonio Huertas anunció entonces su decisión de ejercitar el “derecho de opción de venta”, intentando desde el pasado mes de abril llegar a un acuerdo en el precio para traspasar el 51% de Bankia Mapfre Vida a Caixabank y con él, todos los activos de la joint venture.    

Las partes nombraron a un experto independiente para que mediara en la venta. También en abril, cuando creían que llegarían pronto a un acuerdo, decidieron que todos los resultados generados por Bankia Mapfre Vida a partir de esa fecha corresponderán íntegramente a Caixabank. Así que la aseguradora ya no dio datos en sus cuentas trimestrales sobre el beneficio. 

Pero el retraso en la venta llevó a Mapfre a reevaluar este criterio contable en el tercer trimestre y volver a añadir el beneficio en su balance justificando que sigue manteniendo el control de Bankia Mapfre Vida y ostenta la mayoría de los derechos de voto en el Consejo de Administración. 

El pasado mes de septiembre la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) autorizaba la adquisición y control exclusivo de Bankia Mapfre Vida por parte de Caixabank. Pocos días después, el director financiero de la aseguradora, Fernando Mata y el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, explicaban que esperaban recibir el valor de tasación en noviembre. Y si todo salía según lo planeado, la transacción debería cerrarse antes de fin de año.    

Pero las partes no han dado a conocer al mercado ni el valor de la venta, ni el de la prima hasta este miércoles. Tras ocho meses de negociaciones y a solo dos días de cerrar el año, José Ignacio Goirigolzarri y Antonio Huertas consiguen cerrar un acuerdo que además, no ha contado con el beneplácito de las dos partes.

Mapfre ha dejado claro que está en desacuerdo con el valor atribuido al negocio de Bankia Vida. Hay que recordar que los expertos pronosticaban que este negocio se vendería por un rango de entre 700 y 1.000 millones de euros, muy lejos de la cifra pactada.

En consecuencia, Mapfre ha adelantado que «ejercerá acciones legales en defensa de sus legítimos intereses en relación con la valoración del negocio de Vida». Lo hará contra Oliver Wyman, la consultora que ha valorado su negocio de bancaseguros con Bankia.

Entretanto, Caixabank se ha hecho con el 100% de este negocio y se espera que en unos meses pase a manos de VidaCaixa, la filial aseguradora del banco.