Caixabank y los sindicatos se emplazan a la semana que viene para cerrar los detalles del ERE

Se estima que las 6.452 salidas se producirán entre noviembre y marzo

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

El ERE de Caixabank se ha cerrado a medias. Los sindicatos y la dirección del banco estaban agotados, llevaban desde el lunes estudiando la manera de llegar a un acuerdo, reunidos hasta altas horas de madrugada y no querían perder ni un minuto más.

Así que este jueves decidieron firmar un preacuerdo, toda vez, que consiguieron que todas las salidas sean voluntarias. Pero faltan algunos detalles por determinar. Entre ellos, cuando empezará el periodo de adhesiones voluntarias o el periodo en el que se producirán las salidas, o cuánto costará el ERE.

Fuentes sindicales apuntan a que los trabajadores de servicios centrales podrán dejar el banco en noviembre, y los de la red de sucursales durante el primer trimestre del 2022.

Sin embargo, esto no está aún decidido y tendrán que emplazarse a la próxima semana para redactar el acuerdo definitivo, explican fuentes cercanas a la entidad.

Con este ERE, el mayor del sistema financiero español, Caixabank dará salida a 6.452 trabajadores (un 22% menos que lo planteado por el banco en un inicio) tras su fusión con Bankia. Esto es casi un 15% de la plantilla en España que alcanza los 44.000 trabajadores; también cerrará 1.534 oficinas.

Asimismo, el banco ha pactado recolocar a otros 708 empleados en empresas filiales del grupo, y recolocar al 100% de los que salgan. Para ellos contará con el servicio de McKinsey y Lee Hecht Harrison. Todos los adscritos contarán, a su vez, con acompañamiento durante el tiempo que necesiten y tendrán la posibilidad de volver a acogerse a él si el nuevo puesto no responde a sus expectativas, según el banco.

El acuerdo incorpora salidas voluntarias por edades para distintos colectivos, a los de 63 años o más, el banco ofrece una indemnización de 20 días por año trabajado; a los de 54 años o más, indemnizados con un 57% del salario fijo bruto anual hasta los 63 años.

El colectivo de 52-53 años, recibirán 7 anualidades del 57% del salario fijo bruto anual repartidas hasta los 63 años. Y el resto de personas trabajadoras, 40 días del salario fijo bruto por año trabajado, con un límite de 36 mensualidades.

La dirección del banco y los representantes de los trabajadores han acordado diversas fases en la aplicación de medidas como la adhesión a extinciones voluntarias, excedencia en empresas del grupo y movilidad funcional.

También han adoptado medidas que modifican el modelo de distribución de la empresa, como el aumento de oficinas Stores, de oficinas de la red rural, de personas en los centros In Touch de asistencia telemática o de gestores, entre otras.

Movilizaciones, paros parciales y dos huelgas

El ERE de Caixabank además de histórico ha sido bastante polémico. Se trata del despido colectivo más grande que un banco ha hecho en España, y empezó a negociarse al tiempo que el de BBVA, lo que hizo que con solo dos días de diferencia, dos de los bancos más grandes del país pusieran encima de la mesa más de 20.000 despidos.

Con el tiempo la cifra se ha reducido pero para ello, el Gobierno ha tenido que intervenir por distintas vías. Las ministras de Economía y Trabajo, advirtieron desde el inicio que Caixabank debía reducir el número de salidas y que estas debían ser voluntarias.

Las advertencias se han mantenido hasta hace solo unos díascuando Nadia Calviño dio un último aviso a Caixabank. Asimismo, durante estos meses, el Gobierno ha puesto en tela de juicio si el salario de los banqueros, considerándolo desproporcionado, sobre todo el de aquellos que negocian miles de salidas.

Lo que llevó al FROB (segundo accionista de la entidad) a votar en contra de los sueldos de la cúpula durante la junta de accionistas. Asimismo, la plantilla, con la intención de hacerse oír y conseguir las mejores condiciones en el ERE ha optado hasta en dos ocasiones por contactar con Isidro Fainé, expresidente de la Caixa y actual presidente Criteria Caixa, accionista mayoritario del banco con el 30% del capital. 

La última vez fue hace solo una semana, cuando toda la representación sindical envió una carta de manera conjunta pidiéndole ayuda. El colofón final han sido las huelgas, pero antes también hubo paros parciales y movilizaciones por todas las ciudades españolas.

La plantilla decidió colgar el cartel de “cerrrado por huelga” por primera vez en 117 años de historia de Caixabank, el pasado 22 de junio. Día en el que se cerraron más del 70% de oficinas y la actividad cayó más del 90%. Los datos del pasado martes 29 indican que el seguimiento fue mucho mayor, con más del 90% de sucursales cerradas y una caída de la actividad superior al 95%.  

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri y dirige Gonzalo Gortázar, ha conseguido superar la primera prueba solo tres meses después de cerrar la fusión y crear el banco más grande de España.

Cristina Hidalgo