Coca Cola alega «responsabilidad» con sus empleados para seguir fabricando en Rusia

La multinacional no sigue el ejemplo de otras marcas que han sancionado al Kremlin paralizando sus ventas en el territorio

Vista de parte de las instalaciones de la planta de Coca Cola en Galdakao (Bizkaia). EFE/Miguel Toña

En los últimos días, grandes empresas internacionales han anunciado que dejan de vender sus productos en Rusia, suspenden sus operaciones o incluso abandonan el país, tratando de hacer su propio boicot a Rusia, más allá de las limitaciones que ha puesto la Unión Europea u otras instituciones. Sin embargo, Coca Cola ya ha confirmado que ha decidido mantener su actividad en el territorio pese a la evolución del conflicto bélico.

De esta manera, la multinacional estadounidense de los refrescos no ha seguido el ejemplo de otras marcas como Apple, Nike o Adidas, Mango, H&M o Ikea que sí que han determinado paralizar de forma temporal sus ventas en Rusia como respuesta a la ofensiva del Gobierno de Vladímir Putin.

«Todas las instalaciones de operaciones, producción y logística de Coca-Cola en Rusia están en funcionamiento. Somos completamente responsables con nuestros socios, la sociedad y nuestros miles de empleados en Rusia. Nuestra principal prioridad es la seguridad de nuestros trabajadores», ha informado una portavoz de la compañía, según recoge la agencia estatal de noticias rusa TASS.

En concreto, la filial Coca-Cola Hellenic Bottling Company AG (Coca-Cola HBC), que opera en 28 países donde da servicio a 595 millones de personas, posee diez plantas de producción de zumos y refrescos en Moscú y su área metropolitana, San Peterburgo, Samara, Yekaterinburgo, la región de Rostov, Novosibirsk, Krasnovarsk y Vladivosto.

Además, cabe destacar que entre sus referencias en el país, se encuentra el famoso refresco popular ruso Kvas desde el año 2007, elaborado a base de pan negro fermentado, cebada y azúcar, una bebida que durante años se conoció como la «Coca-Cola comunista».

Las hoteleras también mantienen sus operaciones

Las hoteleras se mantienen firmes y de momento, también han decidido no mover ficha. Según un estudio elaborado por EY sobre la presencia de marcas hoteleras internacionales en Rusia, en 2021 había 210 hoteles bajo gestión internacional de 20 cadenas hoteleras que operan en 41 ciudades rusas. Las mismas se plantean abrir 81 nuevos hoteles para 2029.   

La mayor cuota de mercado, un 82%, se divide entre cinco cadenas: Accor Hotels, Radisson Hotel Group, InterContinental Hotels Group; Hilton Worldwide y Marriott International. Hasta la fecha, ninguna ha anunciado un cierre por el conflicto con Ucrania. 

Roca Sanitarios sigue con sus siete fábricas en Rusia en funcionamiento

Por otro lado, otras de las empresas que ha decidido seguir con su actividad en Rusia ha sido la catalana Roca Sanitarios que continúa con sus siete fábricas en Rusia en funcionamiento pese a ser una de las compañías más afectadas por la guerra desatada en Ucrania.

 El grupo especializado en la producción de sanitarios tiene siete centros de producción en el país que nutren, principalmente, a la demanda interna. Por ello, la mayor parte de las provisiones necesarias para la fabricación de, especialmente bañeras y grifería, se adquieren a nivel local, por lo que las restricciones a la importación de materias primeras tiene un impacto limitado en el día a día de la actividad.

Por último, la empresa ha añadido que ni en Rusia ni en Ucrania, donde tiene una oficina comercial que permanece cerrada, no hay ningún trabajador español.