España vuelve a beber Coca-Cola: es el mercado europeo donde más suben los ingresos

Las ventas en Iberia crecen al ritmo del 15% gracias al alivio de las restricciones a la hostelería y la vuelta del turismo durante el verano

Botellas de Coca-Cola. Foto: Coca-Cola

La mayor embotelladora de Coca-Cola del planeta ya vislumbra la vuelta a la normalidad. Aunque el negocio todavía no volvió a los niveles previos a la pandemia, Coca-Cola Europacific Partners (CCEP) logró anotarse una subida de casi el 30% de las ventas en 2021 gracias, en gran parte, a la adquisición de la australiana Amatil. La compañía presidida por la española Sol Daurella facturó 13.763 millones de euros, con una aportación de 2.495 millones de la región Iberia, compuesta por EspañaPortugal y Andorra.

La cotizada hizo públicas las cifras este miércoles, cuando dio a conocer un beneficio de 988 millones de euros. La firma logró sobreponerse al incremento de los costes de las materias primas gracias a una subida de precios y comenzó a disfrutar del alivio de las restricciones impuestas a la restauración. En España, el mercado más dependiente de la hostelería, fue donde más notó la recuperación.

Los ingresos en Iberia escalaron el 15% en el año 2021 y tocaron los 2.495 millones. Se trata de la recuperación más rápida dentro de los mercados de la firma, solo seguida de cerca por Reino Unido, que mejoró un 14% hasta los 2.613 millones de euros. En el último trimestre, a pesar del estallido de la variante ómicron, el crecimiento la Península Ibérica alcanzó el 22% y la facturación fue de 631 millones.

«Los volúmenes reflejan la reducción de las restricciones, aunque ómicron desaceleró la tendencia cuando se reintrodujeron las limitaciones a la hostelería», explica la organización. Especialmente en las últimas semanas del año, el ocio nocturno bajó la persiana y se volvió a aplicar el toque de queda en algunas regiones de España.

Además, la empresa dijo a los inversores en la documentación presentada que la caída de los ingresos en los supermercados españoles se debió a «la subida del IVA» a las bebidas azucaradas aprobada por el Gobierno en los presupuestos de 2021. El impuesto golpeó de lleno a bebidas como la Coca-Cola y la Fanta, que pasaron de llevar un tributo del 10% a uno del 21%.

El impuesto liderado por el ministro Alberto Garzón pretende recaudar 300 millones de euros al año y solamente se aplica a las ventas en supermercados para no golpear a la hostelería.

Coca-Cola representa el 59% de las ventas

Según el documento enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la Coca-Cola todavía resiste a pesar de las nuevas tendencias en el sector de la alimentación, teóricamente más saludables. Representa el 59% de las ventas de la embotelladora. Aunque las ventas de la Coca-Cola habían caído en los últimos años, el porcentaje es un 3,5% superior frente al dato de 2020 gracias al impulso de la Coca-Cola Zero (+9,5%) y las bebidas light.

En cambio, la Coca-Cola tradicional sigue de bajada: en los nueve primeros meses de 2021 se anotó un descenso del 3,5%. En un porcentaje similar (-4%) cedía terreno Fanta. Sin embargo, en el último trimestre recuperaron parte de lo perdido: la Coca-Cola original mejoró el 7,5% y la Fanta subió el 15,5%.

Las ventas de agua bajaron un 3% y las de la división de té, zumo y café se dispararon el 10% dentro del mix de la compañía.

Las ventas en Iberia subieron el 12,5% hasta los 1.864 millones de euros

Por territorios, Reino Unido acompañó a España la recuperación del negocio gracias a la reapertura de los bares. La subida es del 14% hasta los 1.911 millones de euros, lo que convierte al país en el principal mercado de la organización. Va seguido por Iberia (España, Portugal y Andorra), que crece el 15% hasta los 1.864 millones de euros.

La compañía ya dio pistas a lo largo del año del crecimiento español. En verano presumía de un “crecimiento moderado” entre julio y septiembre por la relajación de las restricciones y la vuelta del turismo. Con los bares liderando la vuelta a la normalidad, la subida del IVA a las bebidas azucaradas segó el alza en los supermercados.

Carles Huguet