El Corte Inglés avanza las compras a sus proveedores para evitar el desabastecimiento

La política de adquisiciones de los grandes almacenes alivia su dependencia de Asia, donde están ahora mismo los problemas: apenas el 8% de los productos llegan de allí

Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés. Foto: El Corte Inglés

El encarecimiento de las materias primas y las roturas en la cadena de suministro son ahora mismo los dos grandes quebraderos de cabeza de la industria de la distribución. Precisamente para evitar el golpe en las fechas claves del año, el Black Friday y las Navidades, El Corte Inglés se anticipó al desabastecimiento y avanzó las compras para llegar a la temporada alta con las estanterías llenas. Además, le benefició la política de proveedores implementada desde 2018. 

La empresa presidida por Marta Álvarez explicó este jueves que confía en que la crisis de los suministros no le afectará significativamente. La organización “se anticipó a la problemática” celebraron y recibió antes de lo normal los artículos con tal de que los consumidores puedan acceder a la totalidad de los productos en la última parte del año. 

“El Corte Inglés tendrá toda la oferta, como siempre”, explicó el director financiero de la compañía, Óscar Fernández de Llano, en una conferencia con los analistas. “Hemos acelerado e implementado las medidas necesarias para que así sean”, añadió el directivo. 

A la empresa además le benefició la política implementada por la dirección desde 2018: reducir su exposición a los proveedores asiáticos en detrimento de fabricantes más cercanos, aunque sean más caros. Al cierre del ejercicio 2020/2021 –de marzo a febrero–, El Corte Inglés contaba con 31.488 suministradores frente a los 58.117 que tenía un año antes. 

De este modo, la dependencia del gigante de la distribución de los proveedores chinos es solamente del 8%. La crisis de los suministros le afectará menos que a otras firmas con más relación con el mercado asiático, especialmente en el sector de la moda y la tecnología. 

El Corte Inglés garantizó la disponibilidad de juguetes para Navidades: “la mercancía ya está aquí, no prevemos problemas”

Un ejemplo de previsión es la política seguida en la división de juguetes. “Llevamos trabajando con mucho tiempo de antelación en la cadena de suministro, porque esta noticia de la crisis logística no es de ahora”, dijo esta misma semana la responsable de compra de juguetes del grupo, Guadalupe Corzo.

Sí que es cierto que se trabaja con prudencia y se quiere evitar un aluvión de compradores, por ello ofreció un bono del 25% de descuento para todas las adquisiciones hechas entre el 8 y el 24 de noviembre. “El problema internacional existe, pero la mercancía está ya aquí, por lo que no prevemos ningún problema”, garantizó la directiva.

La empresa sí sufrió la escasez de videoconsolas como la Play Station 5 durante todo el año. El popular artículo de Sony estuvo afectado durante todo el año por la crisis de los semiconductores. La empresa española tuvo que racionar la distribución del producto y limitarla a uno por cliente para evitar la especulación por parte de compradores que luego pudiesen revender el aparato.

El Corte Inglés se juega el año en tres meses

Garantizar la disponibilidad de artículos durante la recta final del año es vital para los resultados de El Corte Inglés: más del 60% de las ventas se concentran en la segunda mitad del ejercicio, cuando se encadena el Black Friday con la campaña de Navidad y las posteriores rebajas.

Los primeros compases del otoño hacen ser optimista a la empresa. “Los resultados obtenidos en septiembre y octubre combinados con la previsión positiva para el Black Friday, Navidad y las rebajas nos hacen esperar unos buenos resultados para la totalidad del ejercicio 2020/2021”, auguró en la presentación distribuida al mercado.

Al cierre del mes de agosto, las ventas crecían el 25,1% hasta los 5.503 millones de euros, el 25,1% más que en el mismo semestre de 2020 –impactado por el cierre de tiendas durante el primer estado de alarma en España–. El retorno del turismo a España y la relajación de las restricciones fueron claves. La cifra es todavía inferior a los 7.618 ingresados en los primeros seis meses del ejercicio contable 2019/2020.

La empresa registró un Ebitda de 234 millones de euros frente a unas pérdidas operativas de 131 millones cosechadas en el mismo periodo de la pasada campaña, marcado por el cierre de tiendas durante el estado de alarma. El dato eso sí es todavía inferior al beneficio operativo de 386 millones obtenido antes de la pandemia.

Carles Huguet