Dia despide a 15 trabajadores y cesa a un proveedor por denuncias de irregularidades

La cadena de supermercados revela que recibió más de 300 denuncias internas, aunque solamente en 43 casos se demostraron irregularidades

Un pasillo de los supermercados DIA. ED/archivo

Los supermercados Dia castigan el fraude. Señalada por la gestión de su anterior consejero delegado, Ricardo Currás, la cotizada española ve como los mecanismos internos sí funcionan ahora para detectar prácticas irregulares. A lo largo de 2020, la compañía detectó 43 incumplimientos de su código ético que se saldaron con 15 despidos y un proveedor dado de baja.

Según consta en el Informe Anual Corporativo presentado por la empresa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la organización recibió 301 denuncias a través de sus canales habilitados. De estas, 224 fueron resueltas y otras 77 siguen con su investigación en curso. Con 224 avisos sellados, la sociedad controlada por el magnate ruso Mikhail Fridman descartó otras 181 y en las 43 restantes sí se detectó una conducta irregular.

Dia aplicó medidas disciplinarias en varias ocasiones. De este modo, en 15 denuncias optó por suspender o despedir a los trabajadores involucrados y en otro caso se dio de baja al proveedor afectado. “En las restantes se han adoptado las medidas oportunas por el área correspondiente o se han recomendado acciones de formación”, explica la empresa.

El mismo documento señala que 120 de las denuncias fueron interpuestas por trabajadores, tres por franquiciados, dos por proveedores, once por clientes y el resto de forma anónima a través del canal LíneaÉtica.

La investigación sobre Currás

La empresa dirigida por Stephan DuCharme toma así medidas para que no se repita el escándalo protagonizado por su anterior consejero delegado, Ricardo Currás, hoy investigado en la Audiencia Nacional por falsedad contable en los ejercicios 2016 y 2017. Al dirigente se le acusa de administración desleal y falsedad contable por haber incrementado los ingresos de la compañía en 51,8 millones de euros para cobrar su bono variable.

Junto al exdirectivo destaca Amando Sánchez, el que fue hasta 2018 su número dos. Fue director financiero de la cadena de supermercados durante más de dos décadas y fue suspendido de empleo y sueldo tras la llegada de Letterone, el fondo de inversión del magnate ruso Mikhail Fridman, que hoy controla la cotizada.

La investigación se inició después de una querella presentada por un grupo de accionistas minoritarios asesorada por el bufete Gesico y también está personada la principal asociación de franquiciados de la organización, Asafras.

Dia vuelve a la normalidad tras la pandemia

Un año después de que las largas colas en los supermercados abriesen los principales espacios televisivos de España, la normalidad volvió a los supermercados. Los consumidores ya devolvieron su pulsión compradora a los estándares prepandemia, con lo que las ventas de las cadenas cayeron respecto al 2020. Por el fin del acopio y unos tipos de cambios desfavorables, los supermercados Dia sufrieron un descenso del 7,3% en la facturación que se quedó en 6.100 millones de euros en el primer trimestre de 2021.

La cotizada hizo público el pasado 15 de abril un avance de las ventas registradas entre enero y marzo. Tras un año de crecimiento, la firma volvió a retroceder. “El rendimiento de enero y febrero muestra que nuestra oferta es atractiva para los clientes, pero la comparativa de ventas a partir de marzo va a resultar un desafío dado al aumento de la demanda sin precedentes registrada durante 2020”, señaló DuCharme.

Según la información publicada, el retroceso en España durante el trimestre fue del 1,4%. La facturación bajó de 1.059,9 millones a 1.044,5 millones entre enero y marzo. Los efectos de la pandemia se harán incluso más visibles en el segundo cuarto del año, pues el acopio de alimentos solo comenzó a mediados de marzo.